La diputación del PAN y sus aliados PRD y Movimiento Ciudadano en la coalición Por México al Frente presentaron ante el pleno una iniciativa que reforma la Constitución Política a fin de regular los gobiernos de coalición.

El líder de los diputados del PAN, Marko Cortés, sostuvo que el próximo gobierno se avizora complicado y será muy difícil que una sola fuerza política tenga mayoría en el Congreso de la Unión.

Expuso que ante esta pluralidad de ideologías es necesario cogobernar para poder tomar decisiones correctas y avanzar hacia un sistema semiparlamentario.

“Debemos reconocer que ni una parte tiene toda la verdad, ni significa toda la mayoría, que nos necesitamos y que el Presidente de la República requiere a su Congreso, pero éste requiere al presidente. Este es un llamado a institucionalizar el diálogo político”, subrayó.

El legislador panista convocó a las diversas fuerzas políticas para dictaminar esta iniciativa antes de concluir este periodo ordinario, el 30 de abril, y dejar “un mejor sistema que sirva para ganar elecciones, sí, pero también para dar resultados y entendernos en el ejercicio de gobierno y atender las grandes demandas y necesidades que tienen los mexicanos”.

El proyecto establece que la representación de cada una de las cámaras del Congreso de la Unión recaerá en una Mesa Directiva cuyo presidente durará en el cargo un año y podrá ser reelecto.

Plantea que el Presidente de la República deberá asistir a la apertura de sesiones ordinarias el primer periodo de cada año de ejercicio del Congreso a presentar un informe por escrito, en el que manifieste el estado general que guarda la Administración Pública del país y en una sesión posterior de Congreso General acudirá a exponer su informe, entablando un diálogo con los legisladores.

Los secretarios de Estado, así como los titulares de dependencias y organismos de la Administración Pública Federal, comparecerán y rendirán informes sobre el estado que guarden sus ramos cuando sean requeridos por alguna de las cámaras, ya sea ante el Pleno o en comisiones.

Asimismo, precisa que la fiscalización y control del Poder Legislativo se desarrollará bajo el principio de parlamento abierto.

Faculta a la Cámara de Diputados para ratificar el nombramiento que haga el Ejecutivo federal del titular de la Secretaría de Gobernación, salvo cuando se trate de un gobierno de coalición, y aprobar el Plan Nacional de Desarrollo dentro del plazo de dos meses, contado a partir de su recepción, que deberá ser a más tardar el 1 de febrero del año siguiente a la toma de posesión del Presidente.

El proyecto establece, entre otros aspectos, que el gobierno de coalición se regirá por el convenio, el programa de gobierno y la agenda legislativa, que deberán ser aprobados por mayoría de ambas cámaras del Congreso de la Unión.

Resalta que en caso de gobierno de coalición el secretario de Gobernación fungirá como jefe de gabinete.

También señala que no se podrá coartar el derecho de los legisladores para formular preguntas a los funcionarios públicos, salvo las que tengan que ver con respeto y las mociones de orden.

Puntualiza que las comisiones para investigar el funcionamiento de las secretarías y dependencias, así como organismos descentralizados y empresas productivas del Estado, tendrán un plazo no mayor a 30 días naturales para emitir los resultados de las mismas.