El Instituto del Derecho a las Telecomunicaciones (IDET) calificó de falso que la separación funcional entre Telmex y Telnor conlleve un riesgo de viabilidad para la primera o de que los trabajadores vean afectadas sus pensiones.

El presidente del organismo, Gerardo Soria Gutiérrez, precisó que en primer lugar Teléfonos de México (Telmex) seguirá prestando servicios a los usuarios finales tal y como lo hace en la actualidad, a precios determinados por la oferta y la demanda del mercado.

En segundo lugar, dijo, la compartición de torres, postes y ductos, así como la prestación de servicios al mayoreo para la desagregación del bucle local, se darán contra el pago de contraprestaciones determinadas por el Ifetel que le permitirán recuperar sus costos, tanto de inversión como de operación, así como recibir un margen de utilidad razonable.

“Es absolutamente falsa la especie difundida por Telmex y el sindicato en el sentido de que le obligan a ‘regalar’ su red a los competidores. Sin lugar a dudas, éstos pagarán por la infraestructura y servicios que lleguen a utilizar. Lo que sí es cierto es que tanta preocupación por sustraer del mercado la infraestructura y servicios mayoristas de Telmex conlleva la intención implícita de mantener barreras de entrada al mercado”, argumentó.

El pasado 27 de febrero, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) aprobó el plan definitivo para la separación funcional de Telmex-Telnor, como consecuencia de la revisión bienal de las medidas de preponderancia impuestas a esas empresas; con esta decisión, se busca dar un paso decisivo para reducir la casi nula provisión de servicios mayoristas hacia terceros por parte del Agente Económico Preponderante (AEP).

“Se trata de una separación funcional, no estructural; es decir, América Móvil seguirá siendo la dueña tanto de Telmex-Telnor como de las empresas que prestarán los servicios mayoristas. Una separación funcional eficiente no debería afectar ni a los trabajadores ni a los accionistas de América Móvil, la controladora de Telmex”, expuso.

Sobre las presiones que el sindicato de Telmex realiza para evitar que se cumpla a cabalidad la separación funcional ordenada por el Ifetel, el IDET recordó que en el Informe de la Comisión Obrero Patronal de Telmex, entregado y publicado en septiembre de 2013, la empresa reconoció expresamente el respeto absoluto a los derechos de los trabajadores.

Añadió que el Ifetel ha hecho un trabajo consistente y acorde a las mejores prácticas internacionales; no obstante, se requerirá de una rigurosa supervisión del cumplimiento en todas y cada una de las obligaciones impuestas a América Móvil, y en su caso, la imposición de las sanciones por incumplimiento, a fin de alcanzar una competencia efectiva en el sector de telecomunicaciones.