Mantener propuesta de etiquetados frontales de productos, piden

Organizaciones, académicos e investigadores de México, Estados Unidos y Canadá conformaron un bloque para exigir a sus gobiernos dar marcha atrás a la propuesta de prohibición de etiquetados...

Organizaciones, académicos e investigadores de México, Estados Unidos y Canadá conformaron un bloque para exigir a sus gobiernos dar marcha atrás a la propuesta de prohibición de etiquetados frontales de advertencia de productos y que está puesta en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En una carta dirigida a los jefes de Estado y a los encargados de la renegociación del TLCAN y ministros de Relaciones Exteriores y de Salud de las tres naciones, advirtieron que la medida pone en riesgo la salud de la población de la región.

El uso de los etiquetados frontales obligatorios que adviertan a los consumidores si una bebida o un alimento no es saludable es una medida para combatir la epidemia de enfermedades relacionadas con la alimentación, expusieron en el documento.

De ahí que la prohibición de etiquetados frontales de advertencia presentada por Estados Unidos en el marco de las negociaciones del TLCAN podría crear un precedente negativo y trastocaría los derechos soberanos de cada nación para proteger la salud de sus ciudadanos. 

El director del Poder del Consumidor y miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria, Alejandro Calvillo, recordó que en Norteamérica se vive una de las mayores epidemias de sobrepeso y obesidad por el consumo de alimentos y bebidas ultraprocesados.

A su vez, el investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Abelardo Ávila, dijo que el problema va más allá porque se agrava más la situación que “hoy está en un extremo extraordinario” de daño a la salud e inviabilidad del mismo sistema para hacer frente a la situación.

Acentuó que en México aún “falta lo peor” de la epidemia de obesidad y diabetes, y ejemplificó que la población femenina rural con sobrepeso y obesidad rebasó a la urbana en 77 por ciento, de acuerdo con Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2016.

En rueda de prensa, el especialista alertó que la situación de salud de ambos padecimientos está prácticamente en un nivel de saturación de epidemiológica, de ahí que es necesario retirar la propuesta presentada por el equipo negociador de Estados Unidos.

“La prohibición de etiquetados atenta contra las políticas más importantes para el combate a la epidemia de obesidad y diabetes de la organizaciones Panamericana de la Salud y Mundial de la Salud, pues es una forma de advertir a los consumidores sobre si una bebida o alimento no es saludable por su alto contenido de azúcares, grasas saturadas o sal”, insistió Calvillo.

A nombre de los firmantes del documento, exigió que el acuerdo trilateral no sea utilizado como un instrumento de las grandes corporaciones para bloquear las políticas de salud, a fin de proteger sus intereses comerciales, y no interfiere en el ejercicio del derecho a la salud.

En la modernización del TLCAN se debe respetar el derecho a la información que tiene los consumidores de los tres países, resaltó.

El director de Incidencia y Políticas Públicas de Salud para la Heart & Stroke Fundatión de Canadá, Manuel Arango, respaldó la demanda porque “los países tienen derecho a proteger la salud de sus ciudadanos”.

Remarcó que es inaceptable el permitir el uso inapropiado de los acuerdos comerciales para socavar estos esfuerzos, y aplaudió las iniciativas implementadas en Chile y Ecuador para tal objetivo.

El experto añadió que en esos países se pusieron etiquetados frontales de advertencia interpretados con el uso de símbolos y colores, con la intención de dar información a los consumidores, y han demostrado ser efectivos.