Especialistas del IMSS retiran costra en pulmón de una menor en Colima

Milagros Guadalupe, de cuatro años de edad, tenía un grave problema pulmonar que médicos especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Colima, lograron resolver salvándole la vida...

Milagros Guadalupe, de cuatro años de edad, tenía un grave problema pulmonar que médicos especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Colima, lograron resolver salvándole la vida.

La paciente presentaba una gruesa costra con pus que cubría su pulmón derecho, causada por una bacteria y la acumulación de líquidos en el tórax, lo que puso en riesgo su vida.

Tenía dificultades para respirar y tras estudios de Rayos X, determinaron que la menor tenía acumulación de líquido en el tórax a consecuencia de una bacteria que le produjo neumonía, por lo que fue trasladada de emergencia al Hospital General de Zona No. 1 en Villa de Álvarez, para su mejor atención.

Los especialistas del IMSS realizaron diversos estudios y le colocaron una sonda para eliminar el líquido del pulmón, procedimiento que llevaron a cabo durante cinco días para drenar todo el líquido posible.

Al no haber una mejoría notable, se decidió someterla a cirugía. El médico cirujano Jorge Pérez Godínez, abrió el tórax de la menor para llegar al pulmón, que en ese momento prácticamente había dejado de funcionar.

El médico explicó que la cubierta natural del pulmón es muy delgada y elástica, pero en casos de una infección severa con derrame, como la que presentaba Milagros Guadalupe, la cubierta se hace gruesa, fibrosa y le impide al pulmón expandirse de manera adecuada para respirar con normalidad.

En el procedimiento, en el que intervinieron tres cirujanos, dos anestesistas, un interno y enfermera instrumentista, se abrió el tórax y se introdujo instrumental para abrir las costillas y llegar al pulmón, que en ese momento prácticamente había dejado de funcionar, motivo por el cual se colocó oxígeno en tanto comenzaban a retirar la capa de costra y pus.

La cirugía fue de alto riesgo, tuvo una duración de aproximadamente cinco horas, la paciente permaneció hospitalizada casi un mes y a cinco meses de la intervención tiene una vida normal; va a la escuela y juega sin problemas para respirar y tampoco toma medicamentos.

El malestar de la menor inició luego de asistir a un balneario, presentando gripa, fiebre, hinchazón en el estómago y dolor en el pecho.