Industria editorial argentina acumula caída de 35 por ciento en dos años

La producción editorial argentina, una de las más importantes del continente, registró una caída del 35 por ciento en los últimos dos años debido, en parte, al desplome de las ventas y al drástico...

La producción editorial argentina, una de las más importantes del continente, registró una caída del 35 por ciento en los últimos dos años debido, en parte, al desplome de las ventas y al drástico aumento de las importaciones.

Así lo reveló un informe que la Cámara Argentina del Libro dio a conocer en vísperas del inicio de la 44 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, uno de los máximos eventos culturales anuales de América Latina.

De acuerdo con el organismo, que agrupa al sector editorial de este país, en 2015 se produjeron 84 millones de libros, pero al año siguiente la cifra bajó a 63 millones y en 2017 a 51 millones.

Las ventas, por su parte, cayeron un 20 por ciento en 2016, desplome que el año pasado fue menor pero continuado, ya que osciló entre un 5.0 y 7.0 por ciento.

Ante la falta de expectativa de aumentar, o por lo menos sostener las ventas previas al 2016, en los últimos dos años las editoriales redujeron las tiradas de cinco mil a tres mil ejemplares, y las de dos mil, a sólo mil.

Hasta 2015, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner mantenía programas de compra de textos escolares, al mismo tiempo que regía un control sobre las importaciones de la industria editorial.

En 2016, primer año de la presidencia de Mauricio Macri, el gobierno dejó de comprar esos textos y abrió las importaciones, lo que de inmediato repercutió en la caída del mercado local.

El año pasado, por ejemplo, Argentina importó más de 128 millones de libros y exportó sólo 26 millones, lo que representó un saldo negativo de 100 millones de dólares en la balanza comercial de este sector.

Aunque las editoriales redujeron los tirajes, lo que sí aumentó fue el número de títulos publicados, que entre 2016 y 2017 pasó de 27 mil 900 a 28 mil 440 novedades.

Pese a este escenario, los editores del país apuestan a un repunte de la industria a partir de la Feria Internacional del Libro que se realizará del 26 de abril al 14 de mayo.