Brasil aumenta capacidad de acogida a venezolanos ante oleada migratoria

Las autoridades brasileñas prometieron hoy aumentar hasta cinco mil la capacidad de centros de acogida para inmigrantes venezolanos en el estado de Roraima, en la frontera norte con Venezuela...

Las autoridades brasileñas prometieron hoy aumentar hasta cinco mil la capacidad de centros de acogida para inmigrantes venezolanos en el estado de Roraima, en la frontera norte con Venezuela, mientras las autoridades locales insisten en cerrar el puesto fronterizo.

Los seis centros de acogida para inmigrantes actualmente disponibles en Roraima están totalmente llenos, por lo que el gobierno brasileño prometió crear cinco más en mayo próximo, permitiendo así que la capacidad de acogidos aumente de tres mil a cinco mil 500.

En paralelo, el Ejecutivo federal pretende dispersar por otras regiones del país cientos de inmigrantes venezolanos, con el objetivo de que consigan oportunidades laborales en otros estados diferentes de Roraima, uno de los menos poblados y aislados de Brasil por encontrarse en plena Amazonía.

La crisis económica, política y social en Venezuela provocó un éxodo de venezolanos a los países fronterizos, como Colombia y Brasil, que prevén una oleada aún mayor de inmigrantes si las condiciones en el país bolivariano empeoran.

La semana pasada, la gobernadora de Roraima, Suely Campos, pidió a la Corte Suprema del país el cierre de la frontera con Venezuela ante la incapacidad de su gobierno de recibir el flujo de inmigrantes, que se estima en unos 800 por día.

El gobierno de Roraima asegura que los servicios sociales estatales –educación y sanidad- están saturados por la llegada de miles de inmigrantes en los últimos meses, y culpa al gobierno federal de no haber transferido recursos económicos para lidiar con la situación.

Aunque no existen datos definitivos oficiales, Suely aseguró que son “más de 50 mil” los que cruzaron a Roraima desde Venezuela.

Informaciones de la policía federal indican que en 2017 hubo unos 17 mil pedidos de refugio por parte de venezolanos en Brasil.

El presidente Michel Temer negó que vaya a cerrar la frontera y la Corte suprema dio un plazo de 30 días para que sea encontrada una solución.