Estrecha colaboradora de Berlusconi buscará formar gobierno italiano

Abogada experta en divorcios de celebridades, pero sobre todo “berlusconiana de hierro”, Elisabetta Alberti Casellati, recibió hoy del presidente italiano Sergio Mattarella el encargo de explorar la...

Abogada experta en divorcios de celebridades, pero sobre todo “berlusconiana de hierro”, Elisabetta Alberti Casellati, recibió hoy del presidente italiano Sergio Mattarella el encargo de explorar la formación de un nuevo gobierno, apoyada por la coalición de derecha y el Movimiento 5 Estrellas.

De 71 años de edad, Alberti Casellati forma parte del partido Forza Italia desde que en 1994 fue fundado por el magnate de los medios de comunicación, Silvio Berlusconi.

Originaria de la norteña ciudad de Rovigo, fue electa presidenta del Senado italiano el pasado 24 de marzo gracias a un acuerdo entre la coalición de centroderecha y el Movimiento 5 Estrellas (M5S).

Es justo por su cercanía con Berlusconi lo que, según los analistas, hace difícil que pueda tener el apoyo del M5S, adversario del ex Cavaliere y al que algunos de sus representantes no han dudado en calificar como “el mal absoluto”, o “el obstáculo para la legalidad”.

Es también muy cercana a Niccolo Ghedini, abogado histórico de Berlusconi y autor de muchas de las leyes “ad personam”(para uso personal), de las que el ex primer ministro se benefició durante sus tres gobiernos.

Casada con Giambattista Casellati, otro abogado, la presidenta del Senado entró a esa cámara en 1994 de la mano de Berlusconi.

En 2004 fue subsecretaria de Sanidad del gobierno entonces encabezado por Berlusconi, cuando fue acusada de nepotismo por promover como jefa de su oficina personal a su hija Ludovica.

En 2009 fue protagonista de otra polémica.

En ese entonces era subsecretaria de Justicia y no dudó en avalar la versión de que la marroquí Karima El Mahroug, conocida como ”Ruby”, era sobrina del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak, lo que habría justificado que Berlusconi interviniera para que la chica, que había sido arrestada por robo, fuera liberada.

El caso llevó a que el ex primer ministro fuera enjuiciado, y luego absuelto, de las acusaciones de abuso de poder y prostitución de menor.

Como subsecretaria de Justicia trabajó en la elaboración de algunas de las leyes “ad personam” de Berlusconi, en particular la que permitió acortar los tiempos para que prescribieran algunos delitos de los que el entonces jefe de gobierno era acusado y la del legítimo impedimento, por la cual no se presentaba a los juicios abiertos en su contra.

En ese periodo Alberti Casellati era también la enviada preferida de Berlusconi para que lo defendiera en los innumerables debates televisivos.

Su lealtad a toda prueba le fue reconocida en 2014, cuando, bajo propuesta de la derecha, fue electa por el Parlamento como miembro del Consejo Superior de la Magistratura.

La presidenta del Senado tiene hasta el próximo viernes para formar un gobierno que ponga fin al bloqueo abierto, tras las elecciones del pasado 4 de marzo, en las que ninguna fuerza alcanzó la mayoría parlamentaria.