La Federación Mexicana de Lechería propuso a los aspirantes a la Presidencia de la República constituir políticas públicas en favor del sector, pues de lo contrario los productores del lácteo seguirán abandonando la producción.

El presidente del organismo, Vicente Gómez Cobo, dijo que sólo en los últimos seis años abandonaron la producción de leche alrededor de 10 mil productores, situación que se agravará con la competencia que para ellos representan los tratados de libre comercio como el TPP y la Alianza del Pacífico.

Al anunciar el desarrollo del Tercer Foro Nacional de Lechería que se realizará en la capital, el próximo 24 de abril, en donde se espera la presencia de los candidados a la Presidencia y especialistas mundiales del sector, destacó la urgencia de establecer políticas internas que apoyen la integración de la cadena productiva de leche hasta su comercialización, como se hace en Nueva Zelanda.

Comentó que mientras en otros países, la cadena productiva opera como una cooperativa en donde todos obtienen utilidades del producto, en México los esquemas establecidos impiden competir con esas naciones.

Destacó que la modificación a las leyes fiscales y la normativa para la producción de leche ya estaba comprometido con las autoridades de las secretarías de Economía y Hacienda una vez que se firmará el TPP, pero es hora que no se ha cumplido.

Con los cambios a los que se habían comprometido, explicó, los productores tendrían una reducción en la tasa del Impuesto Sobre la Renta, es decir los que registren un ingreso menor a 40 salarios mínimos al año, unos 80 mil pesos mensuales, tendrían una reducción de la tasa al 100 por ciento.

En ese sentido, los ganaderos, agricultores y servicultores de menos de 423 salarios mínimos de ingreso al año tendrían una reducción del 20 por ciento y los productores de más ingresos tendrían la misma tasa.

Subrayó que el riesgo latente es que se le quite competitividad a los productores, porque mientras no se hagan eficientes las cadenas de valor en México y los productores tengan tasas bajas a la comercialización, al acceso a la tecnología, entre otras, “le quitan eficiencia a la cadena y te pone lejos del mundo”.

En Nueva Zelanda, "hoy por hoy, tiene el mejor costo de producción de leche en el mundo" y estudia al mercado mexicano para instalarse como industria, sostuvo.