El caso de bullying en una escuela de Huixquilucan, donde un adolescente que era víctima de acoso escolar le disparó a su compañero y luego se suicidó, no puede tomarse como un episodio aislado, ya que hechos similares se repiten en diversas entidades del país.

Así lo señaló la diputada Yomali Mondragón, quien dijo que casos semejantes se registraron en Nuevo León y Oaxaca, donde niñas de 12 y 13 años, respectivamente, decidieron suicidarse ante el acoso físico y psicológico que sufrían por parte de sus compañeros de clase.

En tanto, en Tamaulipas se registró la muerte de un menor de primero de secundaria, a manos de sus compañeros y en presencia de su maestra.

En el municipio de Metepec, a las autoridades de una escuela primaria se les ordenó pagar 500 mil pesos, como indemnización por el daño físico y sicológico provocado a un menor por el acoso sufrido durante el segundo grado de primaria, resolución dictada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Es un fenómeno silencioso y sólo sale a relucir cuando ocurren tragedias como las antes señaladas, sin embargo, las cifras son alarmantes, ya que tan sólo durante el primer Foro por los Derechos de la Niñez y la Adolescencia (2016), se dio a conocer que México ocupaba el primer lugar a nivel internacional en acoso escolar.

Esta situación incluye un total de 18 millones 781 mil 875 casos, de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Otro dato revelador, es que aumentó el índice de suicidios de menores en un rango que va de los 10 a los 13 años y que uno de cada seis suicidios se deben a que los menores sufrieron acoso escolar.

Al respecto, la legisladora manifestó que no debe dejarse de lado el tema del ciberbullying, el cual se realiza a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y que puede ser de manera anónima o abierta.

Los chats, las redes sociales, las páginas electrónicas, dedicadas a dañar y difamar a través de palabras y los correos electrónicos, son los medios de los que se sirven quienes ejercen este tipo de abuso.

A su vez, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), refiere que el 17 por ciento de los niños de seis años de edad afirman que en la escuela se les pega e insulta, y casi dos de cada diez niños de 10 a 12 años señala que en sus colegios sufren maltrato y humillación.

Por lo anterior, es necesario implementar campañas permanentes y no sólo mediáticas por parte de las autoridades involucradas para atender este problema, destacó la diputada Mondragón.