La edición 2018 del Salón Alimentaria se presenta en Barcelona como un salón único y diferenciable en el mundo como experiencia de alimentación, bebidas, gastronomía, hotelería y restauración, afirmó su director, J. Antonio Valls.

En entrevista con Notimex, señaló que uno de los rasgos definitorios de Alimentaria es "su constante evolución, con el rasgo de adaptarse al mercado y apostar por sectores innovadores, en crecimiento y con un alto valor añadido".

"El modelo de Alimentaria y Hostelco nos permite hoy dar unas cifras de gran magnitud, que sin duda nos posicionan como un gran evento de referencia internacional, y no solo por las cifras", dijo.

Precisó que se trata de más de 100 mil metros cuadrados de ocupación de espacio, en los que participan más de cuatro mil 500 empresas, de las cuales un 27 por ciento son de procedencia internacional.

Valls destacó la presencia de países que por primera vez acuden a Alimentaria, como Argelia, Túnez, Chipre, y una creciente presencia del territorio asiático, con aumento de la participación china.

Alimentaria 2018, que tiene lugar desde la vísperta y hasta el próximo día 19, pone el foco en facilitar el contacto entre compradores internacionales y sus empresas expositoras procedentes de más de 70 países, entre ellos México, Alemania, Argentina, Ecuador, Bélgica, Holanda, China, Honk-Kong, Rumania, Rusia, Tailandia y Turquía.

Por ello, se amplió la invitación de compradores clave y se espera que el 30 por ciento de los visitantes previsto sea de fuera de España.

Con el objetivo de ayudar a internacionalizar la empresa agroalimentaria y abrir oportunidades en el exterior a los alimentos y bebidas españoles, el evento ha incrementado su inversión para invitar a 800 compradores internacionales clave, un 30 por ciento más que en la anterior edición.

Asimismo a importadores y grandes operadores de la distribución y el canal Horeca (hoteles, restaurantes y catering), y una cifra importante de compradores de alto nivel tanto nacionales como internacionales que participarán en unas 11 mil 200 reuniones de negocios con las firmas expositoras.

Además de la captación de estos compradores internacionales, Alimentaria cuenta con un programa de promoción para detectar nichos estratégicos en mercados exteriores, atraer a profesionales de todo el mundo y superar los 42 mil visitantes internacionales que se registraron en la pasada edición del salón.

El foco de estas acciones se sitúa en los mercados preferentes para la agroindustria española como es el caso de la Unión Europea, que según datos, concentra 66 por ciento de sus exportaciones.

Estados Unidos es el principal mercado exterior después de la UE con 5.6 por ciento de cuota y mil 500 millones de euros en 2016, aunque también destacan los mercados latinoamericanos, para los que Alimentaria es un puente de acceso natural y donde la industria alimentaria española factura cerca de 900 millones de euros al año.

Siguen los países del Magreb y del arco mediterráneo; y el continente asiático, con China a la cabeza que importa ya alimentos y bebidas españoles por valor de mil 112 millones de euros.

J. Antonio Valls resaltó que México no podía faltar a la cita de Alimentaria y lo viene haciendo desde hace ya muchas ediciones.

Alimentaria tiene un acuerdo estratégico con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), desde hace ya tres años, "y vamos pensando en un cuarto año de alianza, para que en México se siga el modelo de Alimentaria Barcelona, y así situarla como un referente internacional".

La industria de alimentación y bebidas es el motor de la economía española, de tal manera que el valor de la producción superó en 2016 los 96 mil 400 millones de euros, afianzando año con año una posición aún más consolidada.

De acuerdo con la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), los alimentos y bebidas son la mejor tarea de presentación de España en el exterior, destacando por su variedad, calidad y seguridad.

Estos valores contribuyen de manera muy positiva a la identificación del sector como uno de los principales embajadores de la Marca España.

Según datos del organismo, la contribución de la industria de la alimentación y bebidas al total de la economía se ha traducido en una aportación cercana al tres por ciento y por encima del 21 por ciento de la industria manufacturera.

En este repunte del valor añadido destaca la competitividad del sector en España y en el contexto europeo, donde el país se sitúa como la quinta gran potencia europea en producción junto a Francia, Alemania, Italia y Reino Unido.