Mostrar al público cómo los países en América, una vez independientes, fincan en gran medida su identidad en el siglo XIX alrededor de la figura del jinete como un elemento de unidad y que alza los valores de la caballería, es el objetivo de la exposición “América, tierra de jinetes. Del charro al gaucho, siglos XIX al XXI”.

La muestra que esta noche será inaugurada en el Palacio de Iturbide, en el Centro Histórico de esta ciudad, es un proyecto de investigación de cinco años realizado por Fomento Cultural Banamex, bajo la curaduría de Guadalupe Jiménez Codinach.

La exhibición presenta un total de 500 piezas de Argentina, Chile, Colombia, Venezuela, España, Estados Unidos, México y Perú, procedentes de más de 35 museos y centros culturales, así como de 40 coleccionistas particulares.

La directora de Fomento Cultural, Cándida Fernández, señaló que la exposición presenta cómo la figura del jinete se convirtió en estereotipo nacional en las diferentes regiones y países del continente.

La muestra incluye pinturas, fotografías, documentos históricos, fragmentos de películas, piezas musicales y literarias, indumentaria y arte popular, además de una representación en tamaño real de una cabalgata de ocho jinetes característicos de varias naciones de América.

Son los casos del charro mexicano, el “cowboy” o vaquero y los indios de las praderas en el actual territorio de Estados Unidos, el chalán del Perú, el huaso chileno, los mapuches de Chile y Argentina, el llanero de Venezuela y Colombia, así como el gaucho de Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil.

De acuerdo con la promotora cultural, cada uno de los jinetes mencionados ha creado una cultura propia y transformado su entorno geográfico, al adaptar las condiciones climáticas en sus utensilios, herramientas e indumentarias.

Otros de los ejemplos que se presentan en la exhibición son elementos en plata en arneses, espuelas, estribos, así como monturas y aditamentos, muchos de ellos elaborados por el arte popular de diferentes artesanos.

Documentos y obras de arte del siglo XIX y hasta la actualidad se presentan, al igual que escenas de batallas, casas y faenas de campo, e incluso retratos de jinetes históricos de varios artistas.

Obras literarias, fotografías en las que se aprecian diferentes momentos del arte ecuestre y personalidades alrededor de éste, así como material audiovisual son otros de los trabajos que se presenta sobre el tema.

Jiménez Codinach comentó que el nombre de la exposición tiene un secreto atrás: “queremos insistir en que América es todo el hemisferio occidental. No es solo un país, sino 35 países en este continente que tiene más 988 millones de habitantes”.

La curadora se refirió a América como la Tierra del Jinete y agregó que, en esa palabra “se tiene el origen común de nuestro arte y cultura ecuestre”.

“Jinete viene de la palabra Sinete, que es bereber del norte de África, un pueblo culto que poseía unos caballos veloces y desarrolló el arte de la jineta, cuya palabra en castellano viene de jinete, que es el habitante de seneta, donde vivían los bereberes; cambió la ‘zeta’ por la ‘jota’, cambió esa alquimia de los idiomas. Entonces de ahí venimos y eso se comprueba en esta exhibición”, explicó.

Guadalupe Jiménez Codinach abundó que la exposición se divide en cuatro apartados, inspirados en que América se le llamó “la cuarta parte de la Tierra”.

“América, tierra de jinetes. Del charro al gaucho, siglos XIX al XXI”, se presentará hasta finales de septiembre, para después ser exhibida en el Centro Cultural La Moneda, en Chile.