La Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela, con mayoría opositora, votó hoy de forma abrumadora para continuar un proceso por corrupción contra el presidente Nicolás Maduro por hechos relacionados con la constructora brasileña Odebrecht.

La cámara aprobó el acuerdo con 105 votos a favor y dos en contra, los cuales fueron emitidos por dos diputados de la fracción del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la cual había abandonado las sesiones desde fines del año pasado.

La moción legislativa apoyó la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio, que acordó hace dos semanas en Bogotá iniciar un antejuicio de mérito con la acusación presentada por la fiscal general destituida Luisa Ortega Díaz.

Los diputados admitieron que continuar con el proceso no determinará la salida inmediata de Maduro, quien se prepara para buscar una reelección en los comicios del 20 de mayo.

"La Asamblea Nacional declara que existen méritos suficientes para continuar el proceso judicial que por hechos de corrupción se le siguen al ciudadano Nicolás Maduro, por parte de la fiscal general Luisa Ortega Díaz y los magistrados del TSJ designados y juramentados por esta Asamblea Nacional", señala a la moción.

Asimismo, acordó continuar las investigaciones que se adelantan en la Asamblea por los hechos de corrupción que se pudieran desprender de las vinculaciones de Maduro y otros funcionarios con la empresa Odebrecht.

El presidente de la Asamblea Nacional, Omar Barboza, defendió la legitimidad del procedimiento legislativo y culpó a la corrupción enquistada de la crisis por falta de alimentos y medicinas que sufre la población.

Agregó que en 2006 el país tenía más de 46 mil millones de dólares en reservas internacionales, las cuales actualmente están en poco más de nueve mil millones.

“Esto es reflejo claro del saqueo que le han hecho al país. Creemos que la pavorosa crisis que sufren los venezolanos es por causa de la corrupción. Este es un Gobierno que decidió decretar en desacato a la Asamblea para amparar los delitos y evitar el control en el uso de dineros públicos. La falta de alimentos y medicinas es producto de la corrupción. En este país, si hubiera justicia, es difícil que no hubiera algún preso", recalcó.

A la vez, el diputado Juan Guaidó, exjefe de la Comisión de Contraloría, señaló que el Gobierno otorgó 30 mil millones de dólares en contrataciones a Odebrecht, las cuales quedaron paralizadas en su mayoría luego de estallar el escándalo de corrupción.

"Esto generó 16 mil millones de dólares de daños patrimoniales al país. Venezuela es el único país donde no hay un solo acusado por el caso Odebrecht", dijo.

Guaidó recordó una declaración del representante de Odebrecht en Venezuela, Euzenando Azevedo, de entregar 36 millones de dólares para la campaña electoral de Maduro en 2013.

Por su lado, el diputado oficialista Juan Marín intervino para reiterar la posición oficial de que la Asamblea Nacional está en desacato. Además, calificó la reunión legislativa como una "mamarrachada (payasada)".

Antes de iniciarse la sesión, el fiscal general interino, quien sustituyó a Ortega en el cargo, dijo que la sesión legislativa contra Maduro carece de legitimidad, además de ser un "show bufo e inmoral".

La semana pasada, en Bogotá, el TSJ designado por la Asamblea Nacional aprobó iniciar el procedimiento contra Maduro, a pedido de Ortega Díaz, quien pidió una orden de detención internacional contra Maduro y la congelación de sus bienes por el caso de Odebrecht.

El TSJ en el exilio está conformado por magistrados designados por la Asamblea, que son desconocidos por el Gobierno. El fallo para iniciar el antejuicio de mérito fue ignorado por Maduro.

La acusación de Ortega Díaz señala que a Odebrecht le entregaron por lo menos 11 grandes obras de infraestructura en el país, las cuales quedaron paralizadas a pesar de los pagos multimillonarios del Estado de la república.