Berlín se prepara para una magna exposición de más de 250 piezas de cinco museos alemanes y de otros países, en la que México formará parte de uno de sus 13 capítulos a través de las obras de artistas de los siglos XIX y XX.

Será una exhibición única en su tipo. Los 13 capítulos de la muestra se expondrán en forma simultánea en las enormes instalaciones del Museo Hamburger Bahnhof. Abrirá sus puertas el 28 de abril y las cerrará el 26 de agosto.

En entrevista con Notimex, en el Museo Hamburger Bahnhof, la curadora Melanie Roumiguière declaró este martes que el enfoque de la exposición es altamente creativo.

Busca las conexiones entre obras de arte de diversas épocas y países que están vinculadas entre sí, entretejidas. En una hay rastros de la otra y el equipo de curadores de la exposición se dedicó a seguir su pista.

Las piezas de la exposición que pertenecen a la Colección Nacional Alemania proceden de los siglos XIX y XX y de artistas de hoy en día. Gran parte del vigoroso financiamiento que requiere una muestra así proviene de la Fundación Cultural de la Federación Alemana (Kulturstiftung des Bundes).

Las piezas entran en diálogo con otras de contextos artísticos de varias regiones del mundo, con las que tienen vínculos que hasta ahora permanecieron ignorados, desconocidos o poco explorados.

En el capítulo en el que se aborda el arte mexicano, la curadora Roumiguiere se decantó por hacer visible un diálogo entre obras de arte históricas con obras contemporáneas y de arte popular europeas y mexicanas.

Las obras procedentes de México aún llegan a Berlín, pero la galería donde serán albergadas ya está lista para recibirlas.

"No queremos hacer una exposición sobre México, o sobre Japón, o sobre Alemania, sino que los 13 capítulos son como 13 ventanas que se abren entre las obras de arte de diferente épocas y de diferentes países", dijo.

"La idea es descubrir otras narrativas, otras conexiones, otros vínculos que existieron entre ellas, otros caminos para hablar sobre ellas más allá del enfoque eurocentrista. En cuanto a ésto último, se trata de ejercer una autocrítica sobre el enfoque de la Colección Nacional de Arte de Alemania como institución".

"También, en un futuro, nos permitirá decidir (a la República Federal de Alemania) sobre la compra de nuevas obras de arte" para la colección nacional, dijo Roumeguiere.

Es, en cierta forma, el placer de experimentar para encontrar nuevos ángulos, nuevas conexiones, nuevas relaciones entre obras de arte.

El capítulo de la exposición en el que México tiene un papel protagónico podría traducirse como "Existencias de arte entretejidas – Arte Popular, Surrealismo y Arquitectura Emocional".

Un punto de partida de la Exposición Internacional de Surrealismo que se llevó a cabo en 1940 en la Ciudad de México y que ha sido calificada de "legendaria". Arquitectura Emocional hace referencia a Mathias Goeritz, mientras que Arte Popular se plasma en piezas precolombinas.

En ese capítulo se mostrarán obras de aproximadamente 25 artistas profundamente vinculados con México, entre los que figuran el Dr. Atl, Diego Rivera, Leonora Carrington, Max Ernst, Pedro Friedeberg y Gunther Gerszo.

Habrá también trabajos de Mathias Goeritz, Juan O’Gorman, Carlos Mérida, Tina Modotti, Rafael Ortega, Juan Soriano, José María Velasco y Mariana Castillo Deball, entre otros, además de piezas precolombinas prestadas por museos mexicanos.

Algunos de los otros capítulos de la muestra son "Un Paraíso que inventar – Lugares anhelados desde Paul Gauguin a Tita Salina", "Arribo, Incisión - La Modernidad India en un Itinerario Peripatético".

"Plataformas de Avantgard – La Tormenta (Sturm) en Berlín y Mavo en Tokio", "Rojo, Amarillo y Azul van alrededor del mundo", "De dónde venimos? – Adaptando las Formas Esculturales".

Melanie Roumiguière estimó que "es una exposición que uno no puede terminar de ver en una sola visita, sino que se necesitan por lo menos dos o tres días".