Inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ingresaron hoy a la ciudad de Douma para investigar el supuesto ataque químico, del que Estados Unidos y sus aliados han acusado al régimen sirio, procediendo a bombardear instalaciones militares en respuesta.

La delegación de la OPAQ entró a Douma, en la región de Ghouta Oriental, junto con el ministro de Salud de Siria, para inspeccionar e investigar el sitio donde presuntamente ocurrió el ataque con armas químicas el pasado 7 de abril, reportó la agencia local de noticias SANA.

Los inspectores tomarán muestras y hablarán con testigos, médicos y personas que estuvieron allí, con el fin de confirmar si realmente hubo un ataque químico y qué sustancias fueron usadas, si bien no se pronunciarán quién fue el responsable del mismo.

Tras acusar sin pruebas al régimen sirio del ataque químico, que según activistas y socorristas dejó al menos 70 muertos y unos 500 afectados, Estados Unidos, Francia y Reino Unido bombardearon la madrugada del sábado pasado tres instalaciones militares –dos al oeste de Homs y uno en la zona de Damasco-.

Siria y su aliada Rusia niegan haber llevado a cabo un ataque con armas químicas en Douma y han acusado a Reino Unido y Estados Unidos de haber hecho un montaje.

Durante una reunión de la OPAQ en La Haya, el embajador estadunidense ante la organización, Kenneth Ward, expresó su preocupación de que Rusia haya eliminado las pruebas del uso de armas químicas en Douma para obstaculizar los esfuerzos de la misión de la OPAQ de llevar a cabo una investigación eficaz.

“Entendemos que los rusos podrían haber visitado el lugar del ataque. Nos preocupa que puedan haberlo alterado con la intención de dañar los esfuerzos de la misión de la OPAQ para llevar a cabo una investigación efectiva”, dijo.

Ante la presión y denuncias de Estados Unidos y Francia de que el régimen sirio y Rusia estén desapareciendo pruebas, la llegada de los inspectores se adelantó, dado que se había dicho que accederían mañana miércoles.