– La automotriz estadunidense General Motors anunció que recortará a unos mil 500 trabajadores de su planta ensambladora en la comunidad de Lordstown, Ohio, ante el estancamiento de las ventas en Estados Unidos del “Chevrolet Cruze”, el auto sedan que se fabrica en ese lugar.

El recorte de todo un turno de trabajo afectará a aproximadamente la mitad de los tres mil trabajadores que laboran en la planta, cuando este se ejecute a partir del próximo 18 de junio.

General Motors dijo que la medida obedece al cambio en la demanda de automóviles, que se aparta de los de tipo sedan y se inclina hacia lo “crossover”.

"A medida que el mercado continúa experimentando cambios históricos, nos obliga a reducir las tasas de producción y tomar varias semanas de inactividad para igualar la producción con una menor demanda de los clientes por automóviles compactos", dijo la compañía en un comunicado enviado por correo electrónico.

"Cuando analicemos el mercado de los automóviles compactos en 2018 y más allá, creemos que un enfoque operativo más estable para que coincida con la demanda del mercado, es un un horario de un turno laboral”, indicó.

La compañía ya había recortado en enero de 2017 el tercer turno de la planta.

Las ventas del Chevrolet Cruze en Estados Unidos, el único vehículo que se ensambla en la planta de Ohio, cayeron un 26 por ciento hasta marzo. En 2017, el volumen de Cruze disminuyó un 2.2 por ciento a 184 mil 751 unidades.

General Motors también fabrica el Chevrolet Cruze en su planta de Ramos Arizpe, en el estado mexicano de Coahuila, pero la producción del automóvil en ese lugar no se vera afectada.

General Motor esta ofreciendo a los empleados en despido, liquidaciones de hasta 60 mil dólares por trabajador, dependiendo en base a la antigüedad del empleado y los años de servicio.

El senador demócrata por Ohio, Sherrod Brown, lamentó la decisión de General Motors y exhortó a la compañía a revertir la medida.

"Esta decisión será devastadora para las familias y comunidades de los trabajadores cuyas vidas se verán afectadas, y es particularmente mortificante después de que su empresa recibió enormes beneficios fiscales de la reciente promulgación de la ley de recorte de impuestos corporativos", dijo Brown en un comunicado.

"Le pido que revoque esta decisión y, en su lugar, invierta su ganancia fiscal en las instalaciones y los trabajadores en Lordstown", expresó.