La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) atendió de manera inmediata las denuncias sobre un supuesto ecocidio en las riberas del río Fuerte, en la sindicatura de San Miguel Zapotitlán, en Ahome, Sinaloa.

Por ello, el pasado 10 de abril, la procuraduría realizó un recorrido de inspección en el sitio denunciado en redes sociales y en un medio de comunicación, en compañía del síndico municipal de San Miguel Zapotitlán, Silvestre Robles Félix.

Durante el recorrido se observó la presencia de basura doméstica, la cual fue generada por los visitantes durante los días de Semana Santa.

De hecho, refirió que en días pasados la autoridad municipal había recolectado y retirado cerca de 21 toneladas de desperdicios y continuarían con el proceso de limpieza del lugar, mientras que, respecto a la afectación, se constató la existencia de dos troncos de álamo.

La Profepa recordó que en Sinaloa se tiene el registro de tres visitas de inspección realizadas con anterioridad. La primera fue el 25 de abril de 2014, donde se circunstanció la afectación de seis álamos juveniles.

La segunda fue el 23 de abril de 2015, donde se constató la extracción de material arenoso y la exposición de raíces de álamos por dicha actividad, y la tercera, el 31 de marzo de 2016, cuando se encontraron afectaciones a la vegetación riparia, por lo que se levantó una acta circunstanciada por la afectación a 24 ejemplares de álamo.

Explicó que al no detectar al responsable, y al estar en presencia de la presunta comisión de un delito ambiental del orden federal, en esa fecha se interpuso una denuncia penal ante el Ministerio Público Federal contra quien resulte responsable.

Sobre la extracción de arena e instalación de cercas en el cauce o zona federal del río, la Profepa turnará oficio a la Comisión Nacional de Agua (Conagua) para su actuación conforme a sus facultades de ley.

Mientras que en lo que respecta a la denuncia sobre el tiradero o acumulamiento de basura, se remitirá oficio al ayuntamiento de Ahome para que proceda conforme a sus atribuciones a dar un destino final adecuado a estos residuos sólidos urbanos.