El experto en realeza William Hanson explicó que la actriz estadunidense Megan Markle no se “convertirá en princesa” una vez que se case con el príncipe Enrique, el 19 de mayo próximo.

La prensa sensacionalista en Gran Bretaña y Estados Unidos especula sobre el título nobiliario de la actriz de la popular serie de televisión “Suits”, quien podría ser “duquesa” o "condesa” tras el matrimonio con el príncipe Enrique.

“Meghan no será princesa porque no es princesa de nacimiento. No va a obtener el título automáticamente. Tampoco Kate (casada con el príncipe Guillermo) es princesa”, explicó el experto.

El autor de un libro de etiqueta para principiantes afirmó que la reina probablemente ya les ofreció los títulos nobiliarios y agregó que “Meghan no tiene derecho automático a recibir el título de Su Alteza Real”.

Uno de los títulos que podría recibir la pareja el día de su boda es el de “Duques de Sussex” y recordó que en la aristocracia inglesa los ducados y condados están creados desde hace cientos de años “y no se puede crear uno nuevo de la noche a la mañana”.

“Por más que les guste St. Ives o Glasgow no podrán ser los Duques de Glasgow", comentó.

El título nobiliario de los Duques de Cambridge fue anunciado una hora antes de la boda entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton, en abril de 2011, y se espera que en esta ocasión también se de a conocer el título nobiliario un poco antes de la ceremonia religiosa.

El especialista explicó con fotos lo que se debe hacer y no se debe hacer cuando uno está frente a un miembro de la familia real, ya sea como invitado a un enlace matrimonial o a una cena de Estado.

En mayo de 2011, Michelle Obama usó de manera incorrecta un vestido con los hombros descubiertos en una cena de gala con la reina, mientras que su esposo el presidente Obama habló por encima del himno nacional británico, lo cual es un revés en el protocolo, comentó el especialista.

Sin embargo, las nuevas generaciones son más flexibles en el uso del protocolo y se espera que el príncipe Enrique y Meghan respeten las tradiciones pero relajen un poco las normas, señaló Hanson.

Por ejemplo, la pareja aparece en eventos públicos constantemente tomados de la mano o del brazo, mientras que su hermano el príncipe Enrique y su esposa son menos afectivos.

“El príncipe Enrique tendrá muchas aptitudes, pero no es tan importante en la línea de sucesión. Su hermano Guillermo es el segundo en la línea de sucesión y el príncipe Enrique es el quinto”, precisó.

El príncipe Enrique, el menor de los hijos del príncipe Carlos y la fallecida princesa Diana, será el sexto en la línea de sucesión una vez que nazca este mismo mes el tercer hijo o hija de su hermano, el príncipe Guillermo.

Por otra parte el enlace matrimonial ha sido calificado por la prensa inglesa como "la boda del pueblo" y no fueron invitados políticos como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ni la primera ministra, Theresa May.

“Entiendo que el presidente Donald Trump no haya sido invitado. Meghan ha hablado públicamente para criticarlo, eso es correcto, pero es una lástima que la primera ministra no haya sido invitada”.

Al reunirse con la Asociación de Prensa Extranjera (FPA, por sus siglas en inglés) el experto en etiqueta consideró que Meghan tendrá que aprender el protocolo británico y evitar usar “pantalones de mezclilla rotos como los que vistió en un viaje a Gales”.

Al explicar la pompa y circunstancia de la próxima boda real en el Castillo de Windsor, Hanson aseguró que como la monarquía británica no hay dos en el mundo y ello explica la fascinación mundial por este tipo de eventos.