Los migrantes que arriban a la frontera de Sonora en su viaje a Estados Unidos, tienen condiciones y motivos similares por los que andan en esta aventura, por lo que todos deben ser tratados como iguales, consideraron connacionales.

Entrevistado en el Centro Histórico de la localidad, el paisano procedente de Guanajuato, Manuel Barrera, cuestionó el por qué se le preguntó su lugar de origen y tras explicarle que es para escribir la noticia más clara, en contexto, respondió:

"Bueno, pero a veces hay gente que pregunta eso para hacer diferencias, que si eres de allá o acá, los que vienen de otras partes (países) y eso no debe ser".

Manifestó que en el camino hacia el "sueño americano" hay gente de México y que no es de México, "pero todos tenemos que ser tratados iguales, hasta la gente que vive aquí en la frontera".

Consideró que todas las personas son iguales, no debe haber discriminación y las autoridades y los albergues para migrantes deben atender a todos por igual, "hoy por nosotros y mañana por ustedes".

Comentó que viaja hacia el estado de California, en Estados Unidos, pues espera trabajar en el campo agrícola, porque es la única forma en que saldrá de sus problemas económicos.

Asimismo, el connacional procedente de Veracruz, Heriberto Castro, asumió que todos los migrantes son como hermanos, porque todos están pasando igualmente por momentos difíciles.

Ambos se encontraban en el Centro Histórico, donde solicitaban apoyo económico a la gente, para alimentarse por la tarde en tanto iban a cenar en la Casa del Migrante "La Divina Providencia".