Científicos británicos y estadunidenses desarrollaron una enzima capaz de digerir el Tereftalato de polietileno, más conocido por su nombre comercial de PET, uno de los principales contaminantes del medio ambiente debido a su largo proceso de desintegración.

La enzima fue detectada al analizar los procesos de un centro de reciclamiento de basura en Japón, donde se encontró que formaba parte del proceso de una bacteria que desintegra el plástico.

Los investigadores del Laboratorio de Energía Renovable del departamento estadunidense de Energía y de la Universidad de Postsmouth, le agregaron algunos aminoácidos a su estructura.

El resultado, explicó John McGeehan de la universidad británica y coautor del trabajo, fue reducir el tiempo de desintegración del PET, con posibilidaes de mejorarlo aún más.

El objetivo que ahora se ha fijado el equipo binacional de científicos, es lograr que esta enzima pueda ser empleada a escala industrial en la desintegración del PET.

El químico de la Universidad de Melbourne, Oliver Jones, explicó que las enzimas no son tóxicas, son biodegradables y pueden ser reproducidas en grandes cantidades por microorganismos, pero advirtió que este trabajo está aún en su fase inicial.