Para la Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM), la cancelación de las obras del Aeropuerto sería, en primera instancia, contraproducente por el pago de penas convencionales establecidas en los contratos y los efectos negativos ambientales por el abandono de las obras; todo ello tendría costos económicos incuantificables.

Francisco Cuevas Dobarganes, director general de la agrupación dijo que la discusión sobre la viabilidad o cancelación el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) está contaminada por el proceso electoral, por lo que debería esperarse hasta que concluyan las elecciones para entrar en un diálogo sobre el tema.

Consideró que la propuesta del abanderado presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, de cancelar el proyecto aéreo, es una estrategia de campaña que busca beneficiar a quienes no usan este servicio y una maniobra para frenar los abusos en las concesiones.

“Es una maniobra para frenar abusos en la construcción y concesiones, que tienen que ver con aspectos de corrupción, sobre-precios, problemas ambientales y legales por la utilización de minas clandestinas, por el deterioro de las vías de comunicación que han servido para mover los materiales construcción, etc.”.

Sin embargo reconoció que no tienen elementos para evaluar si la alternativa de utilizar el Aeropuerto de Santa Lucía en Tecámac, es una propuesta técnicamente viable para ser usado de forma simultánea con el aeropuerto actual, pues hay muchos argumentos en un sentido y otro.

Cuevas consideró que en este período, es estéril hablar del tema, pues se ha contaminado por el proceso electoral y los que tienen argumentos en un sentido o en otro, en el fondo, tienen intereses políticos o económicos.

Adicionalmente el utilizar dos aeropuertos en vez de uno, complicaría la conectividad tanto de pasajeros como de carga, sin embargo hay muchas ciudades en el mundo que no sólo utilizan dos aeropuertos, sino tres o cuatro y no por ello las cosas dejan de funcionar, concluyó.