La Secretaría de Salud de la Ciudad de México implementa un sistema de monitor cardiopulmonar para detectar el riesgo de infarto agudo al miocardio y enfermedades crónicas respiratorias, como asma y enfermedad pulmonar obstructiva (Epoc).

En un comunicado, la dependencia local explicó que se trata de un sistema de telemedicina con electrocardiógrafos y espirómetros instalados en Centros de Salud, que funcionan en coordinación con el Instituto Nacional de Cardiología y de Enfermedades Respiratorias (INER).

El propósito, abundó, es reducir los riesgos de morbi-mortalidad mediante la detección y atención oportunas y especializadas.

De acuerdo con el protocolo, al detectar en unidades de salud a una persona con síntomas de infarto o problemas respiratorios pulmonares, se envían datos vía internet desde el centro de diagnóstico del instituto para confirmar diagnóstico, estabilizar al paciente y, en caso de ser necesario, trasladarlo a unidades hospitalarias de la dependencia.

Detalló que los electrocardiógrafos tienen la finalidad de ubicar los principales factores de riesgo de infarto, como síntomas de angina de pecho y de infarto agudo al miocardio, el cual es la causa principal del uno por ciento de mortalidad en el país.

La dependencia puntualizó que 40 por ciento de las personas con factores de riesgo cardiovascular, como personas fumadoras, hipertensas, con glucosa, colesterol y triglicéridos altos, sobrepeso, obesidad y sedentarismo fallece a consecuencia de infarto agudo al miocardio.

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México detalló que este tipo de infarto se presenta cuando una parte del corazón deja de recibir sangre y oxígeno por alguna obstrucción, por lo que una intervención oportuna es importante para desbloquear las arterias y evitar muertes.

Explicó que quienes están a cargo del monitor cardiopulmonar, en coordinación con personal capacitado de los centros de salud, realizan una valoración mediante electrocardiogramas a quienes acuden a las unidades hospitalarias con malestares y dolores en el pecho.

A los pacientes con enfermedades crónicas se les invita a hacerse una revisión, y en caso de presentarse un caso de riesgo de infarto al miocardio los médicos administran el medicamento específico o realizan una angioplastia, que es un proceso terapéutico para desbloquear la arteria afectada que va al corazón y restablecer el flujo sanguíneo.

Agregó que para prevenir enfermedades cardiopulmonares es importante realizar actividades físicas de manera constante, consumir una dieta alimenticia balanceada, evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, así como la exposición a contaminantes y humo.