El sector manufacturero en el estado se mantuvo en fase de expansión durante el primer semestre del año, al revitalizarse las exportaciones en la materia, destacó la Cámara de la Industria de Transformación (Caintra) Nuevo León.

De acuerdo con los resultados del más reciente sondeo de Expectativas Económicas de la industria, realizado por Caintra con sus socios, las cifras oportunas del índice de volumen físico de producción para la manufactura reportan una aceleración, al alcanzar los 54.49 puntos durante marzo anterior.

Ello, agregó, representa un crecimiento importante respecto del avance revisado en el segundo mes del año de 51.15 puntos.

“El impulso proviene de una revitalización de la demanda de productos manufactureros exportados, los cuales se ubicaron en fase de expansión”, dijo.

Específicamente, precisó, el índice pasó de 49.34 puntos en febrero a 51.32 en marzo, lo cual incidió positivamente en los nuevos pedidos, que mostraron un avance de más de cinco puntos durante el mes.

Apuntó que, ante la aceleración del sector, la capacidad instalada y el número de personal contratado en las empresas aumentó; ambos indicadores, incluso superaron lo registrado en febrero y se ubican en 53.94 y 52.49 puntos respectivamente.

Por otro lado, el reporte de Caintra Nuevo León señaló que en sintonía con la desaceleración de la inflación a nivel nacional, el índice de precios de los productos industriales en el estado continuó con una tendencia a la baja, en marzo llegó a su menor nivel de los últimos seis meses.

En cuanto a los precios que pagan los manufactureros por sus materias primas, también se observa una ligera desaceleración. No obstante, dicho factor continúa dentro de los cinco principales que inciden negativamente en el desempeño industrial”, mencionó.

“En ese sentido, en marzo observamos una disminución de los efectos negativos que frenan a los empresarios de forma general. La mayoría de los factores considerados como obstáculos impactaron en una proporción menor al empresariado”, agregó.

Entre estos, destacan la debilidad de la actividad económica, la inseguridad, la volatilidad del tipo de cambio y la escasez de personal capacitado entre otros.

Comentó que “además del crecimiento que registró la industria durante el primer trimestre, el 30 por ciento de los industriales en la entidad señalaron haber realizado algún tipo de inversión, esto refleja que, a pesar del panorama incierto, se mantiene un nivel positivo de confianza en la manufactura de nuestro estado”.