La diputada Maricela Contreras Julián rechazó el dictamen en materia de donación de órganos que será discutido mañana en el pleno, pues consideró que primero debe haber una discusión abierta en la que se escuche a los especialistas en el tema.

De acuerdo con la legisladora de Morena, el objetivo del dictamen “debe ser fomentar la cultura de la donación de órganos y tejidos, no enfocarse a la recolección de ellos, toda vez que se requiere de procedimientos médicos específicos para su disposición, además de instalaciones y personal capacitado para que se les dé un debido tratamiento".

Hizo referencia al documento aprobado por el Senado dela República, en el que se modificó la Ley General de Salud para dar paso al consentimiento presunto, en el que toda persona mayor de edad será donante de órganos, tejidos y células después de su muerte, salvo que existiera una manifestación escrita de su voluntad en contrario.

En ese contexto, detalló que legisladores de diversos partidos avalan reformas en su opinión regresivas, como la aprobación de la objeción de conciencia, que limita a las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Sin embargo, apuntó, ahora pretenden que el Estado se apropie de los cuerpos de las personas.

“Los legisladores debemos atender la necesidad de la ciudadanía en materia de trasplantes, ya que son más de 21 mil personas las que lo necesitan. Sin embargo, no se toman en cuenta los aspectos médicos a seguir y las necesidades específicas de las personas que requieren de un trasplante, así como la compatibilidad de los órganos entre las personas”, recalcó.

De acuerdo con Contreras Julián, el dictamen aprobado en el Senado el 4 de abril pasado ya fue avalado por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados y se espera su discusión mañana en el pleno.

Afirmó que dicho dictamen no puede entrar en vigor de manera inmediata, puesto que implicaría que a partir de su publicación, todas las personas sean presuntos donantes de órganos y tejidos, y sería obligación de la autoridad disponer de los mismos, circunstancia para la cual no está preparado el sector salud.

“Debe darse un plazo de tres o cuatro años para que las instituciones de salud dispongan de mecanismos eficaces de atención a estos procedimientos y para que dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación se consideren y asignen los recursos necesarios”, subrayó.

La diputada federal capitalina comentó que según datos del Centro Nacional de Trasplantes, las donaciones pasaron de 865 en 2007 a mil 965 en 2016, lo que sugiere que el fomento de la cultura de donación voluntaria es útil y debe enfocarse el trabajo en mejorar las estrategias de ese tipo.

“En la minuta no se aborda lo referente al posible tráfico de órganos y tejidos que pueda darse con la disposición que se pretende realizar con el consentimiento presunto, ni tampoco se aclaran los sistemas de registro de las personas que quieren manifestar su voluntad de no ser donadores de órganos y tejidos”, indicó.