Los Servicios de Salud de Oaxaca emitieron el "Panorama del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de VIH/Sida", en el que destacan un total de seis mil 571 casos de Sida y dos mil 689 personas infectadas con el VIH, con lo que el estado ocupa el noveno lugar a nivel nacional por el número total de afectados.

“Dolores de estómago, diarreas constantes y algunos otros padecimientos fueron los indicadores para acudir a un médico, realizarnos una serie de análisis y recibir un diagnóstico que a mi esposo y a mí nos cambiaría la vida”, expresó una mujer oaxaqueña que desde hace cinco años fue diagnosticada con el VIH.

En un comunicado, el gobierno estatal señaló que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el VIH se define como el Virus de la Inmunodeficiencia Humana que infecta a las células del sistema inmunitario, alterando o anulando su función.

Indicó que, por su parte, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) es un término que se aplica a los estadios más avanzados de la infección por VIH, y se define por la presencia de alguna de las más de 20 infecciones oportunistas o de cánceres relacionados con el VIH.

Expuso que la infección por VIH sigue siendo uno de los problemas de salud pública más recurrentes alrededor del mundo; desde su aparición en la década de los 80, enfermedades oportunistas asociadas al virus han cobrado la vida de miles de personas anualmente.

Para el estado de Oaxaca, la epidemia se concentra en la Jurisdicción Sanitaria de Valles Centrales seguido del Istmo, Costa y Tuxtepec, el mayor índice se ve reflejado en el grupo heterosexual, con un 49.5 por ciento del total de infecciones, a partir del cual el sexo más afectado es el masculino con un 78.7  por ciento.

Con 589 infecciones por VIH, las amas de casa ocupan el primer lugar, de acuerdo a la actividad que realizan, y el segundo lugar en casos de Sida, con un total de 891 mujeres.

Gracias al avance médico el VIH y Sida pasó de ser considerado mortal a una enfermedad crónica que bajo tratamiento permite a los pacientes mantener una óptima calidad de vida, hasta llegar a estado indetectable cuando la persona presenta menos de 50 copias por mililitro de sangre, concluyó.