Los lideres de América Latina asumen con pragmatismo las medidas proteccionistas de la administración estadunidense, porque la relación con ese país va más allá de las tarifas dijo hoy Rebeca Grynspan, la titular de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

“Las tarifas tienen un papel que cumplir pero no tienen todo el papel, sin duda Estados Unidos es un socio comercial ineludible pero tenemos relaciones que van mucho más allá de eso”, señaló a periodistas en el marco del VIII Foro Estratégico Mundial que se desarrolla en esta ciudad entre lunes y martes.

Indicó que es una una buena noticia que el presidente estadunidense Donald Trumo, quiera reincorporarse al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) pero dijo que han visto en estudios de que solo el 10 por ciento de las ganancias de esa alianza vienen de la baja de tarifas, y el resto viene de todas las otras áreas que se han negociado.

“Vienen del tema de inversión del tema de movilidad, del tema de lo tangible que es una gran parte del tema de hoy que son servicios y bienes no físicos de conocimiento de propiedad intelectual y de tecnología”, subrayó.

Por eso dijo que “darle tanta importancia a las tarifas como el elemento principal es perder el foco de aquellos que realmente están siendo los elementos principales de una mayor integración en el mundo”.

En ese sentido, señaló que la finalización de la renegociación del Tratado de Libre Comercio para Norteamérica (TLC) entre Estados Unidos, Canadá y México, sería “una buena señal” para la región, pues hay preocupación por “una guerra proteccionista”.

Senaló que al final las decisiones “serán políticas” y dijo que tal vez esa es “la incertidumbre que todavía persiste en el sector privado”.

Al dirigirse al foro, Grynspan se refirió a la crisis de confianza en las instituciones que existe en América Latina y que podría afectar las elecciones que se perfilan en varios países.

“Las principales instituciones el Congreso, el ejecutivo y el poder judicial tienen alrededor de un 25 por ciento de la confianza de la gente y por supuesto que eso debilita la democracia”, señaló.

Atribuyó esto a las sociedades actuales con más de clase media con ciudadanos menos tolerantes a la corrupción y a la inequidad y a que la sociedad y la economía misma han ido más rápido que las instituciones.

“Es muy duro pero las instituciones tienen que responder porque si no responden entonces los que tendremos es una falta de confianza y una falta de credibilidad en los resultados de la democracia”, apuntó.

El foro reúne a unos mil 400 líderes del sector público y privado de todo el mundo, además de 90 ponentes de distintos ámbitos bajo el lema "Liderando una era de cambio" realiza debates sobre la economía global, las finanzas, la innovación, la energía, el comercio y el desarrollo sustentable.