La ciudad de Puebla en sus 487 años de historia se ha distinguido por ser una ciudad de cultura, de conocimiento e industria, resaltó Luis Banck Serrato, presidente municipal de la capital poblana.

Momentos antes de presidir la ceremonia conmemorativa por el 487 aniversario de la fundación de Puebla, en entrevista, dijo que es un día muy importante para la ciudad, oportuno recordar la necesidad de construir una ciudad más justa y que la gente tenga la oportunidad de salir adelante.

“En 487 años de historia Puebla se ha distinguido a lo largo del tiempo por ser una ciudad del conocimiento, de industria, de cultural, nos une la identidad de un sueño compartido como es prosperar con equidad y construir entre todo un progreso incluyente, ese es el mayor legado que se puede dejar a las demás generaciones”, expuso.

Luis Banck, al presidir la ceremonia, resaltó que fueron tres momentos los que marcaron el rumbo de Puebla en los primeros años de su fundación y que definieron el presente, como son un sueño, un acuerdo, y una causa compartida.

Agregó que el primero fue el 16 de abril de 1531, de acuerdo con los cronistas, el nacimiento de la ciudad fue producto de un sueño de fray Julián Garcés y unos Ángeles bajaron del cielo, entretejiendo cordeles para medir cuadras y proporcionar las calles.

“Esa mañana, a unos metros de aquí, con la encomienda de Juan de Salmerón y Hernaldo de Saavedra, se llevó a cabo el trazo histórico, simbólico de lo que sería el inicio de una villa para dar inicio a la construcción de una iglesia y de 50 casas, que conformarían a la postre la Puebla de los Ángeles”, apuntó.

El segundo momento ocurrió el 20 de marzo de 1532 hace 486 años poco después de la fundación cuando Puebla recibió de manos de Isabel de Portugal el título de ciudad, en donde no cualquier villa podrían recibir de los reyes de España ese nombramiento.

“Nació entre el acuerdo de españoles e indígenas como símbolo de integración, de colaboración, crear un lugar en el que a pesar de las diferentes creencias se pudiera construir un futuro basado en el espeto y solidaridad”, dijo.

Señaló que el tercer momento ocurrió en junio de 1538, hace 480 años, cuando el emperador Carlos V concedió a la ciudad su escudo de armas, cuando para hacerse acreedor de ese documento tuvieron que demostrar que Puebla estaba siendo construida más allá de un sueño.

La ciudad preserva su arquitectura, impulsa y promueve la gastronomía, el teatro, la danza, el cine y la música, además que vio crecer pensadores, cronistas y escritores de talla nacional e internacional, resaltó.

Banck Serrato enfatizó que Puebla fue un reto para quienes hace 487 años comenzaron a construirla, y sigue siéndolo "para todos los que aquí vivimos y quienes en lugar de ver obstáculos tienen la misión de convertirlos en oportunidades y hacer brillar de manera incluyente y equitativa a la ciudad".