Un juez de la ciudad de Ragusa, Sicilia, dispuso hoy la liberación de la embarcación de la organización humanitaria española Proactiva Open Arms, que estaba retenida desde el pasado 18 de marzo en el puerto de Pozzallo bajo la acusación de favorecer la inmigración irregular.

El juez de indagaciones preliminares del Tribunal de Ragusa, Giovanni Giampiccolo, rechazó el pedido de la fiscalía de esa ciudad, que pedía confirmar la retención de la nave, que el 18 de marzo atracó en Pozzallo con 218 inmigrantes rescatados en alta mar, los que se había negado a entregar a la Guardia Costera de Libia.

La liberación de la nave será llevada a cabo durante la jornada de hoy, anunciaron los abogados de la organización no gubernamental (ONG), Rosa Emanuela Lo Faro y Alessandro Gamberini, que manifestaron su satisfacción por el fallo.

El comandante del barco, Marc Reig Creus; la jefa de misión, Ana Isabel Montes Mier, y el coordinador de la ONG, Gerad Canals, fueron acusados inicialmente de asociación delictiva para favorecer la inmigración irregular, al considerar que la organización trasladó a los indocumentados a un puerto italiano violando la ley y los acuerdos internacionales.

Tales acuerdos (firmados entre Italia y Libia) prevén que los migrantes socorridos frente a las costas libias deben ser entregados a la guardia costera del país africano y no trasladados a puertos europeos.

Pero según el juez Giampiccolo, Libia no está en condiciones de recibir a los migrantes rescatados en alta mar respetando sus derechos fundamentales.

El magistrado determinó que Proactiva Open Arms desobedeció las órdenes de entregar a los indocumentados por una situación de “necesidad”, lo que implica la inexistencia del delito de favorecimiento de la inmigración indocumentada.

“No hay pruebas de que Libia haya alcanzado una situación aceptable de protección de los migrantes socorridos en alta mar. Falta la prueba de la existencia de puertos seguros en territorio libio capaces de recibir a los migrantes con el respeto de sus derechos fundamentales”, escribió el juez.

El barco de Proactiva Open Arms atracó en Pozzallo, Sicilia, tras un incidente con unidades de la Guardia Costera libia, que pretendían que les entregaran a las 218 personas rescatadas a más de 70 millas (112.6 kilómetros) de las costas de la nación africana.