La memoria de la dictadura chilena será una de las charlas de la escritora, Nona Fernández, en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo), que inicia este martes con más de mil 500 eventos culturales.

La autora chilena de “La dimensión desconocida” (2016), reciente ganadora del prestigioso Premio Sor Juana Inés de la Cruz, en México, participará en dos eventos en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, que este año se realizará del 17 de abril al 2 de mayo en el Centro Internacional de Negocios (Corferia).

En la obra de Fernández, un soldado relata su rutina: secuestros, tiros en la cabeza y amputación de dedos para evitar la identificación de los cadáveres arrojados al río. El soldado narra los últimos alientos de vida de algunos presos políticos chilenos, los últimos alaridos en este lado del mundo antes de ingresar a una especie de dimensión oculta.

El próximo sábado 21 de abril la autora chilena participará en el evento "La escritura del trauma", que forma parte de la franja "Palabras para la Reconciliación" de la FILBo.

Conversará con la mexicana Fernanda Melchor (“Temporada de huracanes”) y la portuguesa Lidia Jorge (“La costa de los murmullos”) sobre los traumas políticos y sociales, y de la manera como esos traumas se cuelan en las casas y provocan repercusiones personales.

Fernández también estará junto a Camilo Hoyos (Colombia) en la charla "Las emociones de una nación ante su difícil historia". La autora dialogará en el pabellón del Centro de Memoria Histórica sobre su gran obsesión: la memoria de la dictadura chilena.

Fernández, quien también es guionista y actriz, ha publicado el volumen de cuentos "El Cielo" (2000) y las novelas "Mapocho" (2002), "Av.10 de Julio Huamachuco" (2007), ambas ganadoras del Premio Municipal de Literatura, Fuenzalida (2012), "Space Invaders" (2013) y "Chilean Electric" (2015), ganadora del Premio Mejores Obras Publicadas del Consejo Nacional del Libro.

Algunas de sus publicaciones han sido traducidas al italiano, al francés, al alemán y están en proceso al inglés. En 2011 fue elegida por la Feria del Libro de Guadalajara como uno de los 25 secretos mejor guardados de la literatura latinoamericana.

En sus libros es posible reconocer personajes reales de la historia chilena reciente, algunos de ellos vinculados a violaciones a los derechos humanos; otros, víctimas de esas violaciones.

Su escritura es de denuncia, aunque no suele emplear un tono panfletario. Su intención, como narradora, es ubicarse en un punto intermedio en el que confluyen la historia familiar y la historia social y política de su país.