Cirujanos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Xalapa, Veracruz, realizaron con éxito una intervención en la que una madre de 62 años de edad donó en vida un riñón a su hijo, de 34, que le permitió dejar las sesiones de hemodiálisis y mejorar su calidad de vida.

La cirugía realizada en el Hospital General de Zona Número 11 de esta entidad, consistió en extraer el riñón a la madre para trasplantarlo a Rafael, quien tenía una enfermedad renal terminal.

En un comunicado, señaló que la procuración del órgano se hizo con una cirugía de mínima invasión que permite al donador una recuperación más rápida, con más seguridad, menos dolor y la incapacidad se reduce hasta tres veces, comparada con la técnica habitual.

La técnica se denomina Nefrectomía Laparoscópica con Mano Asistida, explicó el cirujano Daniel Alejandro Chan Vázquez, quien encabezó al equipo médico.

Con este procedimiento, detalló, se hacen dos pequeñas incisiones; por una de ellas se introduce una cámara que permite monitorear el desarrollo de la operación.

En la otra, continuó, entra la mano del cirujano que trabaja dentro de la cavidad abdominal con mucha precisión, lo que reduce el tiempo de la cirugía, hay menos riesgo y sangrado para el donante y el órgano no se daña.

Chan Vázquez agregó que las terapias sustitutivas de la función renal, diálisis peritoneal y hemodiálisis, constituyen un soporte de vida, pero con probabilidad de complicaciones, así como deterioro de la calidad de vida y reducción en las expectativas de sobrevivencia.