Los guatemaltecos se aprestan a acudir a las urnas este domingo para pronunciase en una consulta popular sobre un diferendo territorial, insular y marítimo que mantiene este país con el vecino Belice.

“El país está en calma y se guarda el orden” y los guatemaltecos “esperan tranquilos” la jornada del voto de este 15 de abril, aseveró la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Mijangos, en el Centro de Operaciones del TSE instalado en el Parque de la Industria.

En la consulta popular 2018 los guatemaltecos se pronunciarán sobre si están de acuerdo o no en que el centenario diferendo territorial, insular y marítimo con Belice es llevado a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, dependiente de Naciones Unidas, para una solución definitiva del conflicto.

En el caso de que guatemaltecos y beliceños, que deberán realizar su respectiva consulta, acepten la propuesta, el caso será estudiado por la CIJ, cuya sentencia será inapelable y de cumplimiento obligatorio.

La funcionaria dijo que en las últimas horas se distribuyeron las más de 7.5 millones de papeletas, con las opciones de "Sí" y "No", en las 19 mil 578 Juntas Receptoras del Voto (JRV), de las cuales seis mil 873 funcionarán en áreas rurales.

Las 19 mil 578 juntas funcionarán en dos mil 782 Centros de Votación ubicados en los 22 departamentos del país.

Mijangos señaló que el padrón electoral para la Consulta Popular 2018 consta de siete millones 522 mil 920 personas, con 54 por ciento de mujeres y 46 por ciento hombres, precisó la magistrada, quien dijo que la jornada contará con 385 observadores electorales, 97 de ellos de misiones provenientes de 24 países.

A unas horas de la consulta popular sobre el diferendo territorial con Belice, la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ejército, encargados de acompañar el proceso y garantizar el orden y la paz en el país, se encargaron de la custodia del material electoral durante su distribución.

El gobierno guatemalteco se esforzó por convencer a la población de respaldar la consulta popular, con miras a una solución definitiva del antiguo diferendo territorial con Belice.

El propio presidente Jimmy Morales encabezó la tarea de convocar a los guatemaltecos a participar en la consulta.