Conforme va cayendo la noche, las desoladas calles de la ciudad de Aguascaliente comienzan a cobrar vida. Tacones, sombreros de vaquero y latas de cerveza, son las postales que anuncian que la Feria Nacional de San Marcos ha comenzado.

Con su acento norteño, Claudia, oriunda de esta tierra, señaló que tiene más de 10 años de asistir a esta celebración, pues "es una experiencia única que todos, mexicanos o extranjeros, deben de vivir por lo menos una vez en la vida".

Describió que para ella esta feria es única, ya que año con año Aguascalientes abre sus puertas para recibir a millones de personas ansiosas por disfrutar de una buena cerveza mientras es, "literalmente arrastrada por el mar de gente".

La importancia de la feria para los hidrocálidos es tal, que para esta fiesta, niños jóvenes y adultos tienen un periodo vacacional para que puedan salir a divertirse, además de aprovechar la llegada de turistas nacionales y extranjeros para obtener un trabajo temporal ya sea como meseros o edecanes.

"Ahorita está tranquilo pero el próximo fin de semana será imposible caminar por aquí", mencionó Daniel, quién con cerveza en mano se dirigía hacia el Foro de las Estrellas donde se está presentando el cantante venezolano Ricardo Montaner.

Mientras tanto, hombres ataviados con sombreros de vaquero y mujeres con tacones y jeans caminan en grupo rumbo al Palenque de la Feria donde esta noche se presentará la banda sinaloense MS.

La noche apenas comienza y los hidrocálidos están más que listos para vivir y disfrutar de su fiesta máxima, la Feria Nacional de San Marcos.