El presidente peruano Martín Vizcarra realizó hoy aquí un positivo balance de la VIII Cumbre de las Américas, al resaltar la aprobación de un documento para combatir la corrupción.

En rueda de prensa tras el cierre de la reunión, Vizcarra dijo que están “sumamente satisfechos” por los resultados, en particular por la intervención de mandatarios o altos representantes de 31 de los 34 países invitados durante la sesión plenaria de este sábado.

También valoró que los pueblos indígenas, la sociedad civil, los jóvenes y los empresarios haya manifestado sus opiniones ante los países americanos que asistieron a la Cumbre, inaugurada el viernes en la capital peruana.

Vizcarra subrayó la importancia del compromiso contra la corrupción, “avalado por todos los participantes, y de 57 puntos que nos comprometemos a cumplir” para reducir los efectos de ese flagelo a nivel regional.

El mandatario adelantó que Perú tomará como base el documento final de la Cumbre para adoptar en las próximas semanas acciones concretas contra la corrupción, “porque ya basta de retóricas”.

Sobre el asesinato del equipo periodístico del diario El Comercio de Ecuador a manos de disidentes de la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Vizcarra manifestó: “condenamos este acto terrorista y este atentado contra la libertad de expresión”.

Detalló que la tarde del pasado jueves le transmitió las condolencias oficiales al presidente ecuatoriano Lenín Moreno, quien llegó a Lima para participar en la Cumbre, pero debió regresar a Quito horas después para atender el tema.

Anunció que Perú tendrá “un mayor cuidado” en su frontera norte para evitar el ingreso de remanentes de grupos terroristas colombianos, lo que incluye una mayor vigilancia militar y una acción social, “ya que es la sociedad quien mejor puede defender la frontera”.

Respecto a la crisis venezolana, que fue mencionada por la mayoría de los gobernantes de la región para hacer patente su preocupación por el tema, Vizcarra afirmó que “la crisis está afectando en forma muy seria” a los venezolanos, 100 mil de los cuales llegaron recientemente a Perú.

“Se estima que dos millones de venezolanos han dejado su país, hay una crisis que hay que atender, se debe corregir la situación, pero es difícil, más aún cuando algún tipo de sanción puede afectar al pueblo al que queremos atender, por eso se pide la apertura de las autoridades venezolanas para que llegue ayuda humanitaria”, añadió.

El mandatario peruano reconoció que “se están estudiando algunas otras medidas para hacer recapacitar” al gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, tras lo cual abogó por elecciones libres en las que pueda participar la oposición.

Descartó que la ausencia del jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, en la cumbre y el hecho de que él lleve sólo tres semanas en el cargo hayan “debilitado” la cita internacional y, por el contrario, valoró la presencia de varios gobernantes en la reunión, incluido el vicepresidente estadunidense Mike Pence.