Un hombre de Florida está obsesionado con las sirenas y vive como ellas

  • Eric Ducharme hace inmersiones vestido con una cola de sirena.
  • A los 13 años, ya fabricaba colas de sirena con bolsas de basura.
  • "Cuando me pongo la cola me siento transformado", dice.
<span id="result_box" lang="es"><span title="Eric Ducharme swimming like a mermaid">Eric Ducharme posa como una sirena.</span></span>
Eric Ducharme posa como una sirena.
TLC

Los hay que están obsesionados con las estrellas del fútbol o con las celebrities del cine. Otros, tienen inquietudes... con las sirenas. Es lo que le sucede a Eric Ducharme: quiere convertirse en una de estas míticas criaturas marinas.

Para ello, este buzo titulado de Florida realiza inmersiones en el agua con la mitad de su cuerpo envuelto en una prótesis.

Cuando tenía 6 años, su padre contrató a dos 'sirenas' para su fiesta de cumpleaños Siempre que puede, Ducharme, "come, duerme y respira" como las sirenas. "Es un estilo de vida. Un camino que he elegido", explica en My Obsession Crazy, un reality que muestra a personas cuya adoración se ha convertido en una obsesión.

"Cuando me pongo la cola me transformo"

Su amor por todos los tritones comenzó cuando de niño vio a una mujer vestida de sirena dentro de un acuario. Más adelante, cuando tenía 6 años, su padre contrató a dos 'sirenas' para su fiesta de cumpleaños.

A los 13 años, ya fabricaba colas de sirena hechas con bolsas de basura y otros materiales. Y tres años después, creaba su propio espectáculo, el Weeki Wachee Springs Little Mermaid show, en el que nadaba como una sirena.

Tres veces a la semanaDucharme se enfunda su cola brillante para nadar entre los manantiales naturales de Florida, a una hora y media en coche desde su casa en Crystal River.

Él lo denomina "mermaiding", un tiempo para escapar de las presiones del mundo real. "Cuando me pongo la cola me siento transformado", dice Ducharme, llegando a contener la respiración durante cuatro minutos seguidos. "Entro en un mundo diferente cuando me meto en el agua."

Y aunque su novio Mateo Quijano se sorprendió al principio, ha aceptado esta forma de vida. "Eric me habló de las sirenas en nuestra primera cita", dice.