Salud de Sonora afirma que el VIH-SIDA no se relaciona con la muerte

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) no son causa directa de muertes y son padecimientos considerados como enfermedades crónicas que se...

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) no son causa directa de muertes y son padecimientos considerados como enfermedades crónicas que se pueden controlar.

El encargado del Programa Estatal de Respuesta del VIH y Enfermedades de Transmisión Sexual de la Secretaría de Salud, Sergio Salazar Arreola, explicó que el SIDA no es una enfermedad relacionada directamente con defunciones.

En el marco del Día Mundial contra el SIDA, que se conmemora este 1 de diciembre, explicó en rueda de prensa que los pacientes con VIH y SIDA pueden tener una buena calidad de vida, debido a los avances significativos en los tratamientos antirretrovirales.

Asimismo, indicó, para ello es necesario que quien ha contraído la enfermedad o que se le ha detectado el virus que la ocasiona, debe llevar el tratamiento en forma correcta y contar con una buena alimentación.

"No está ligada con la muerte; se considera una enfermedad crónica al igual que la diabetes e hipertensión por las ventajas del tratamiento", subrayó.

Destacó la importancia de realizarse la prueba para la detección oportuna del VIH-SIDA, pues entre más temprano se inicie el tratamiento se desarrollará con éxito, el resto es la actitud y el comportamiento en el autocuidado del usuario.

Salazar Arreola anotó que el tratamiento antirretroviral, cuyo costo anual asciende a los 50 mil pesos, se proporciona en forma gratuita en el sector salud, en tanto que las pruebas también son voluntarias, no cuestan y son confidenciales.

En Sonora el VIH-SIDA es una epidemia que se concentra en la población más vulnerable y de los afectados el 38 por ciento son hombres homosexuales, el 32 por ciento con personas heterosexuales y el 19.1 usuarios de drogas inyectables, abundó.

Destacó que en la entidad durante los últimos 10 años la transmisión perinatal, es decir el contagio de una mujer embarazada a su producto, se ha mantenido en una incidencia de entre el 1.5 y 1.7 por ciento de los casos.

Precisó que de 1985 a la última semana de septiembre, en Sonora se habían confirmado cuatro mil 784 casos, de los cuales el 82.5 por ciento son hombres y el resto mujeres, además se detectan en promedio entre 120 y 150 nuevos casos por año.

Añadió que hasta septiembre pasado se confirmaron 170 nuevos casos y el estado ocupa el lugar 18 en el país en la incidencia del padecimiento, que se presenta principalmente en personas de entre 25 a 44 años de edad.

Los municipios del estado que concentran el 80 por ciento de los casos de VIH-SIDA confirmados son Hermosillo, Cajeme, Nogales, Caborca, San Luis Río Colorado, Puerto Peñasco, Guaymas, Huatabampo y Agua Prieta.

Aunque no especificó cifras al respecto, Salazar Arreola confirmó que "estamos teniendo disminución bastante considerable de muertes por este padecimiento en Sonora, similar al comportamiento nacional e internacional".