Cameron se pronuncia en París por un acuerdo ambiental legal

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, se pronunció hoy aquí porque todas las naciones firmen un acuerdo sobre cambio climático legalmente vinculante tal y como sucede en 75 países...

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, se pronunció hoy aquí porque todas las naciones firmen un acuerdo sobre cambio climático legalmente vinculante tal y como sucede en 75 países, incluido Gran Bretaña.

Aseguró que el Reino Unido no está "sufriendo, sino floreciendo" como resultado de una ley que especifica que las emisiones contaminantes deben recortarse 80 por ciento para el año 2050 en relación con los niveles de 1990.

Al tomar la palabra en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) que inició este lunes aquí, el primer ministro británico afirmó que los países deben tomar acciones para proteger a las futuras generaciones.

"En lugar de poner excusas para nuestro hijos y nietos, deberíamos tomar acciones contra el cambio climático ahora. No es difícil, es factible, así que debemos unirnos y hacerlo", señaló Cameron.

Se pronunció por un acuerdo para limitar el calentamiento global a menos de dos grados centígrados, que sea legalmente vinculante y que se pueda revisar cada cinco años.

Asimismo, señaló que el acuerdo debe incluir financiamiento a los países más pobres y vulnerables del planeta, y que las naciones más ricas puedan trasladar sus tecnologías a las más pobres.

El premier británico reiteró que si el acuerdo fracasa, habrá que rendir cuentas a las futuras generaciones. En su breve intervención, Cameron reiteró que el calentamiento global es producto del ser humano tal y como lo establece el 97 por ciento de los científicos en el mundo.

Cameron participa junto a 146 jefes de Estado en la COP21, que inició este lunes y se extenderá hasta el 11 de diciembre próximo con el objetivo de llegar a un nuevo acuerdo internacional sobre el clima aplicable a todos los países, a fin de mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados.