Insiste Movimiento 5 Estrellas en dejar a Berlusconi fuera del gobierno

El líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Italia, Luigi Di Maio, reiteró hoy su disposición para alcanzar un acuerdo de gobierno con la Liga del Norte y con el Partido Democrático, pero a...

El líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Italia, Luigi Di Maio, reiteró hoy su disposición para alcanzar un acuerdo de gobierno con la Liga del Norte y con el Partido Democrático, pero a condición de que esas fuerzas políticas rompan con los ex primeros ministros Silvio Berlusconi y Matteo Renzi.

Di Maio reconoció, en su blog, que con más del 32 por ciento de los votos el M5S fue el partido más votado en las elecciones de marzo pasado, pero no alcanzó, como tampoco ninguna otra fuerza política, la mayoría necesaria para formar gobierno.

Ante ello propuso tanto al hasta ahora gubernamental Partido Democrático (PD), que aunque perdió votos se ubicó en el segundo lugar, como a la Liga del Norte (el partido más votado dentro de la coalición de derecha) “encuentros a fin de encontrar soluciones para salir del callejón en que nos ha puesto la pésima ley electoral”.

Di Maio sugirió “un contrato de gobierno como el suscrito por las principales fuerzas políticas en Alemania en 1961”, que permite a formaciones alternativas o muy diferentes entre sí lograr acuerdos exclusivamente sobre la base de un programa común.

“Proponemos escribir conjuntamente este contrato de gobierno a la Liga (del Norte) y al Partido Democrático”, reiteró Di Maio.

Sin embargo, dijo que ello sería bajo dos condiciones: que la Liga del Norte “se libere” de su alianza con Berlusconi, “un hombre que ya tuvo la posibilidad de cambiar a Italia y que no lo hizo”; y que el PD “abandone la línea”de su ex secretario general y ex premier, Matteo Renzi, contrario a todo acuerdo con el M5S.

Señaló que si sus interlocutores aceptan su propuesta, el diálogo para formar gobierno iniciará de inmediato con aquella de las dos fuerzas con la que el M5S tenga más puntos en común.

Esa propuesta, según analistas, dejaría al M5S como la formación preponderante en una eventual alianza, ya que para aceptar la Liga del Norte rompería la coalición con Forza Italia de Berlusconi y con el pequeño partido Hermanos de Italia.

La confederación de esas tres fuerzas alcanzó el 37 por ciento de los votos en las elecciones, de los cuales poco menos del 18 por ciento correspondieron a la Liga del Norte, frente al 32 por ciento del M5S.

El PD fue el segundo partido más votado con el 19 por ciento de los sufragios, lo que también lo colocaría en una posición de subordinación ante el M5S.

“El presidente Berlusconi y Forza Italia, tras la victoria de la coalición de centroderecha en las eleciones, reiteran con fuerza la unidad de la coalición y la indisponibilidad a toda forma de diálogo o hipótesis de gobierno con quien pone vetos inaceptables en una democracia”, respondió el ex primer ministro en una nota.

La Liga del Norte, sin embargo, no comentó la propuesta, mientras los medios de comunicación subrayaron que Berlusconi se ha convertido en el principal obstáculo para que ese partido se siente en el gobierno.

Los lìderes del M5S, de la Liga, del PD y de Forza Italia serán recibidos por separado mañana jueves por el presidente italiano Sergio Mattarella, quien este miércoles inició las consultas con las fuerzas políticas para decidir a quién encargar la formación del Ejecutivo.