Nuevo documento incrimina a líder de Congreso brasileño en corrupción

El presidente del Congreso de Brasil, Eduardo Cunha, objeto ya de una investigación por recibir supuestamente comisiones en el marco de la trama Petrobras, también habría obtenido 11.7 millones de...

El presidente del Congreso de Brasil, Eduardo Cunha, objeto ya de una investigación por recibir supuestamente comisiones en el marco de la trama Petrobras, también habría obtenido 11.7 millones de dólares por promover cambios legislativos favorables a un banco de inversión, según documentos publicados hoy.

Cunha habría recibido 45 millones de reales (11.7 millones de dólares) a cambio de promover la enmienda provisional número 608 en el Congreso -referente a entidades bancarias- que favorecería al banco de inversiones BTG Pactual, cuyo presidente André Esteves fue detenido la semana pasada por la policía federal.

El dinero recibido supuestamente por Cunha debía ser repartido con otros diputados de su formación, el Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, miembro de la coalición gubernamental), según el documento incautado por la policía en casa del senador Delcidio Amaral, también detenido la semana pasada por tratar de obstruir las investigaciones de la Operación Lava Jato sobre los desvíos en Petrobras.

Se trata de una anotación, escrita a mano, por uno de los miembros del gabinete del Senador, en el que específicamente se menciona a Cunha y se detalla la recepción del supuesto pago.

Cunha negó hoy "con vehemencia" las acusaciones, y el BTG Pactual -uno de los mayores bancos de inversión privada de América Latina- también rechazó cualquier implicación.

La detención la semana pasada del senador Amaral, líder del gobierno en el Senado, supuso un agravamiento de la crisis política en Brasil, por la repercusión que puede tener para la administración de la presidenta Dilma Rousseff en su articulación política en la cámara alta.

Amaral fue detenido tras la publicación de una grabación en la que ofrece a la familia de uno de los imputados en la Operación Lava Jato 12 mil dólares y un plan de fuga a España a través de Paraguay para huir de la justicia brasileña, a cambio de que no participara en el programa de remisión de la pena, pues las informaciones reveladas podrían incriminar al senador y su entorno.

Tras la detención de Amaral, Rousseff canceló un viaje a Asia previsto tras la asistencia a la cumbre climática de París, mientras analistas y expertos en Brasil señalan que la Operación Lava Jato sobre la corrupción en la estatal Petrobras estrecha cada vez más su cerco sobre el gobierno.