Más del 12.5 por ciento de la población de Venezuela ha huido del país por la escasez de alimentos y medicinas, así como por la violencia y la persecución que se vive en esa nación sudamericana.

Actualmente, Venezuela se enfrenta a la peor crisis económica de su historia que ocasiona un alto desempleo y la escasez de servicios básicos.

Además, el país está experimentando un creciente crimen y violencia. La tasa de homicidios fue en 2017, 10 veces el promedio mundial con 89 muertes por cada 100 mil personas, clasificándose como el país no conflictivo más violento del mundo.

De acuerdo con el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés), en los últimos cuatro años han abandonado Venezuela más de cuatro millones de ciudadanos, de una población total de 32 millones 221 mil 815 personas, según estimaciones de la ONU.

Los desplazados venezolanos se han ido a las naciones vecinas, que están "saturadas", como Brasil, Colombia y Panamá , así como a Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Estados Unidos, México y Costa Rica o tan lejanos como Aruba, Curazao y España.

El Consejo destacó que en la actualidad miles de venezolanos cruzan diariamente las fronteras hacia los países vecinos en busca de seguridad, debido a la escasez de alimentos y medicinas, pero también debido a la violencia y la persecución.

"Los países vecinos como Colombia, Ecuador y Panamá están sobrepasados de su capacidad por el gran número de familias que han llegado a diario. Las autoridades nos dicen que necesitan la cooperación internacional para responder a la situación", indicó Christian Visnes, director del NRC en Colombia.

La comunidad internacional y los gobiernos de la región deben intensificar sus esfuerzos de inmediato para proporcionar mucha protección necesaria y asistencia humanitaria, agregó la responsable de la ONG.

El comunicado del NRC destacó que los venezolanos desplazados que están cruzando la frontera enfrentan necesidades humanitarias en los países vecinos, por lo cual es básica una respuesta integral y rápida a los requerimientos de alimentos, educación, documentación y salud en toda la región.

"En Colombia, muchos venezolanos están llegando a zonas de conflicto y enfrentan graves riesgos de protección, como el reclutamiento forzado, la explotación y el abuso sexual, las desapariciones, las amenazas y los homicidios. Ahora necesitan protección", instó Visnes.

La ONG recordó que de acuerdo con el Alto Comisionado de los Derechos Humanos para los Refugiados (ACNUR), ha habido un aumento del dos mil por ciento en el número de venezolanos que solicitan asilo en todo el mundo desde 2014 y más del doble en el último año.

En 2016, 27 mil solicitantes de asilo venezolanos se registraron en todo el mundo, mientras que el año pasado esta cifra aumentó a más de 52 mil, destacó el comunicado del NRC, una de las pocas organizaciones humanitarias que trabaja en ambos lados de la frontera entre Colombia y Venezuela, también en Panamá y Ecuador.