El científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Leopoldo Flores Romo, afirmó que la inmunología es una disciplina fascinante, tanto o más competitiva que las ciencias que están de moda.

Al impartir el Curso Intensivo de Actualización en Inmunología, en la Escuela Superior de Medicina (ESM) del IPN, el especialista hizo un recorrido desde el inicio de la respuesta inmunológica del ser humano, hasta las actualidades más sofisticadas.

Ante estudiantes de licenciatura y posgrado, profesores e investigadores, el inmunólogo e integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), nivel III, parafraseó al ganador del Premio Albert Lasker, Stanley Falkow, y dijo que los microorganismos nunca han estado sentados esperando a que se desarrollen anticuerpos para aniquilarlos.

“Los microbios son mucho más inteligentes de lo que te imaginas, entienden matemáticas, física y tácticas militares, porque pegan rápidamente, saben en dónde cortar las vías de comunicación y usan camuflaje, conocen de genética, biología celular e inmunología”, expuso.

En el auditorio “Armando Cuspinera” de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA), Unidad Santo Tomás, señaló que erróneamente se cree que el ser humano no muta.

“Nuestros linfocitos mutan muy rápido, son tanto o más rápidos que el VIH, el cual intenta escapar y al intentar atraparlo éstos se transforman rápidamente”, dijo.

Explicó que las células dendríticas son centinelas del cuerpo. “Cuando alguien interactúa a través de un beso entran miles de microbios al organismo, éstas los detectan y viajan hacia donde están las células que producen anticuerpos para que ataquen a los microbios”, puntualizó.

El doctor Flores Romo destacó que con el vertiginoso avance de la ciencia, la inmunología se ha beneficiado de diversas ramas, como la biología celular y la biología molecular, “en realidad es algo biunívoco, pero la inmunología es una de las ramas que capta inmediatamente los avances en microscopía y biología molecular, por ejemplo”.

Expuso que aunque la comunidad científica ha hecho vacunas que han ayudado a erradicar enfermedades, el camino por recorrer aún es largo, porque unas son fáciles de desarrollar, pero otras cuestan mucho trabajo “y con otras hay que irnos con mucho cuidado, como en el caso del dengue”, advirtió.

Recalcó que para tener mayores avances es necesario integrar los conocimientos de inmunólogos, epidemiólogos, salubristas, clínicos, bioquímicos y biólogos moleculares, entre otros especialistas, sobre todo para darle batalla a enfermedades emergentes como el zika.

Finalmente, se refirió al curso e indicó que la intención es difundir el conocimiento y hacer que los jóvenes se interesen por el estudio de la inmunología.