Con México como uno de sus principales expositores y una asistencia proyectada de más de tres mil personas, el sector exportador guatemalteco prepara la mayor feria agrícola centroamericana que se realiza cada dos años.

El evento denominado Agritrade 2019 reúne a cientos de compradores y expositores y genera más de dos mil citas de negocios y contactos entre empresas proveedoras y cadenas de hoteles y restaurantes del continente y de Europa, principalmente.

Según la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), organizadora del evento, en los últimos cinco años se ha dado un cambio en la exportación de frutas, vegetales, especies, ornamentales y otros productos diferenciados.

De esta manera, Guatemala registra una tendencia ascendente en el volumen y el valor de sus exportaciones de productos del agro. El sector agrícola representa 30 por ciento de las ventas totales al exterior, que el año pasado ascendieron a unos 10.7 mil millones de dólares.

Entre los casos de éxito figuran las exportaciones de melón y sandía, que crecieron de mil millones de quetzales a 1.5 mil millones de quetzales (138 y 207 millones de dólares), con beneficios para familias productoras de la región oriente del país.

Las exportaciones de plátano se duplicaron en el último año al pasar de 220 millones a 450 millones de quetzales (30.3 a 62 millones de dólares).

Agexport destacó como el mayor caso de éxito el de la papaya, como resultado del trabajo conjunto entre México, Estados Unidos y Guatemala del Programa Moscamed (una estrategia para combatir la plaga de la fruta).

La papaya, que se produce en el departamento de Petén –fronterizo con México-, en el área libre de la Mosca del Mediterráneo, aumentó sus exportaciones en los últimos cinco años de 35 millones a 140 millones de quetzales (4.8 a 19.3 millones de dólares).

El agro nacional, que involucra a 1.3 millones de personas de pequeñas y medianas empresas, buscará aumentar la atracción de inversiones en la próxima Agritrade, a realizarse en marzo de 2019 en Antigua Guatemala (45 kilómetros al oeste de la capital).

En la edición del próximo año de la feria agrícola más importante de la región participará por primera vez Japón, entre los 150 compradores internacionales. Por la reunión se proyectan negocios en el corto y mediano plazo por 65 millones de dólares.

El presidente del comité organizador, Estuardo Castro, dijo que en la edición anterior (2017), se contó con tres mil 45 visitantes, 116 compradores de 19 países y se generaron dos mil negocios por un monto de 50 millones de dólares.

En la mayor convención agrícola centroamericana, que “apunta a ser el centro de negocios de América Latina” de productos del campo, asistirá como país invitado Israel, pionero en tecnología del agro.