La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) impuso la clausura definitiva parcial a un taller mecánico, ubicado en el municipio de Zapopan, en donde se generan residuos peligrosos, por no cumplir con las medidas de seguridad en acuerdo notificado el 28 de abril de 2017.

Las medidas de seguridad ordenadas y que no logró acreditar el inspeccionado consisten en contar con registro como empresa generadora de residuos, un espacio específico para almacén temporal de residuos peligrosos, la identificación de cada uno de los residuos peligrosos y la bitácora de generación de residuos.

Estas obligaciones, señaló la Profepa en un comunicado, se encuentran identificadas en el Reglamento de La Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos (LGPGIR).

En tanto que la ejecución de la clausura se fundamentó en lo dispuesto por el Artículo 171 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) y el 112 de la LGPGIR.

En el sitio se colocaron tres sellos de clausura en diferentes zonas del taller, mismos que impiden seguir realizando la actividad generadora de residuos, pero no limitan el acceso para el cuidado y mantenimiento del lugar.

Para que se pueda levantar dicha medida de seguridad, la empresa debe demostrar el manejo adecuado de sus residuos peligrosos y presentar las autorizaciones en la materia emitidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Con la medida de seguridad ordenada se evita que esta empresa lleve a cabo actividades al margen de la ley, por el mal manejo de sus residuos peligrosos, con la consecuente afectación ambiental y se privilegia el derecho que tienen los ciudadanos de contar con un ambiente sano, indicó la autoridad ambiental.