El presidente del Senado, Ernesto Cordero Arroyo, consideró necesario eliminar las barreras de acceso a la justicia y corregir los aspectos que no funcionan en el sistema jurisdiccional, a fin de dar pasos hacia adelante y esenciales en ese tema.

Al inaugurar el ciclo de conversatorios Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares, Retos y perspectivas, el presidente de la Mesa Directiva indicó que a partir de un diagnóstico efectuado entre 2015 y 2016, “pudimos darnos a la tarea de transformar un sistema jurisdiccional, lento, incierto, discriminatorio, complicado y costoso.

Resaltó que el uso de nuevas tecnologías, el fortalecimiento de los mecanismos alternativos de solución de controversias o incluso la oralidad, pueden ser pasos muy importantes para reducir el costo de la justicia y simplificar las actuaciones y los procedimientos.

El senador del Partido Acción Nacional (PAN) consideró oportuno que al discutir todos esos temas se cuiden tres principios fundamentales: el interés superior de las niñas, niños y adolescentes; la igualdad entre hombres y mujeres, así como el acceso a la justicia.

“Estos tres principios, agregó, exigen nuevas maneras de que el trabajo en tribunales y juzgados sea más cercano y directo con las partes”, enfatizó Cordero Arroyo.

Reiteró la importancia de este encuentro para dar cumplimiento a la meta 16.3, que busca promover el Estado de derecho a niveles nacional e internacional, garantizar la igualdad de acceso a la justicia, así como implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible “que hemos asumido en el Senado como Estado mexicano, en el marco de las Naciones Unidas”.

La senadora priiista Yolanda de la Torre Valdez destacó a su vez la necesidad de escuchar a todas y todos los actores, a efecto de definir las perspectivas, los retos y planteamientos que permitan construir el primer Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares.