La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y 52 instituciones bancarias registradas en la Asociación de Bancos de México firmaron el protocolo de inspección, con el que se homologan los manuales y reglamentos que dan control al cumplimiento de la normatividad laboral y brinda seguridad a los trabajadores y usuarios.

Roberto Campa Cifrián, secretario del Trabajo y Previsión Social, fue testigo de honor en la signación del Protocolo de Inspección en Materias de Seguridad e Higiene, Capacitación y Adiestramiento y Condiciones Generales de Trabajo en Sucursales Bancarias y Corporativos, que también promueve la transparencia en las actividades de inspección que realiza la STPS.

Señaló que la dependencia federal continuará implementando acciones que lleven a una inspección eficaz que garantice que los patrones cumplan con las normas contenidas en la ley.

Además, el Protocolo concentra fundamentos establecidos en 9 de las 42 normas oficiales mexicanas que encabeza la STPS, y se encuentra en el marco del Programa de Inspección para la Vigilancia de la Normatividad Laboral.

Al respecto, Felipe de Jesús Romero Muñoz, director de Relaciones Laborales de Grupo Financiero Santander, indicó que con este documento, los usuarios de las 12 mil sucursales bancarias y los 240 mil trabajadores en el ramo contarán con la confianza de estar en un lugar seguro.

“Hay muchos beneficios y uno de ellos es precisamente para los usuarios, que saben que al entrar a una sucursal -de cualquiera de los bancos- va a entrar a un lugar que es seguro, que tiene las condiciones de seguridad para que pueda estar ahí en caso de un accidente y hay medidas preventivas y protocolos para la atención de las personas.

“Al propio trabajador le hacemos del conocimiento que el lugar de trabajo donde presta sus servicios está avalado por la Secretaría y cuenta con todas las medidas de seguridad para hacerlo”, apuntó.

Benjamín Medina Fanjul, directivo de Santander afirmó que los usuarios no serán afectados en sus movimientos bancarios, principalmente en días de pago, por las inspecciones realizadas, ya que se harán en horarios fuera del servicio.

“El gerente dedicaba tiempo para atender la inspección cuando la gente estaba en la sucursal y empezaba a desatender el tema de la afluencia de la sucursal y eso automáticamente tiene un impacto en la calidad del servicio”, dijo.

Cynthia de Uriarte Lechuga, subdirectora de Relaciones Laborales Banorte, reconoció que el Protocolo refrenda el compromiso de la banca con la autoridad laboral.

“De los beneficios evidentemente es al usuario, pero también nuestros propios empleados van a saber que tenemos el compromiso, el cumplir con la normatividad aplica en todos los centros de trabajo y también podemos tener unos esfuerzos dirigidos en capacitación interna para la gente que atiende esas inspecciones, que sean expertos en este protocolo. Sí, es un gran logro y certeza jurídica”.