El secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, descartó que el precio del huevo tenga un aumento a partir de los dos casos de influenza aviar AH7N3, detectados en los estados de Guanajuato y Querétaro.

Dijo que esta situación no es motivo para incrementar el precio del producto, pues el país mantiene su producción en hasta 120 millones de huevos diarios y parte de ésta proviene de los estados de Jalisco, Puebla y Oaxaca.

“No tenemos ninguna circunstancia de haber disminuido nuestra producción diaria, lo cual no debe traducirse en un incremento en el precio de aquí en adelante”, manifestó el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en rueda de prensa en la residencia oficial de Los Pinos.

Acompañado en el encuentro por el vocero del gobierno de la República, Eduardo Sánchez, para dar a conocer un balance del sector agroalimentario del país, Calzada Rovirosa aseguró que las importaciones de dicho producto tampoco han resultado afectadas, en particular con Estados Unidos, toda vez que “no tenemos ninguna circunstancia que nos preocupe”.

Explicó que en un brote de influenza aviar no se cierra el país por completo, sino sólo algunas regiones, porque es parte de los acuerdos convenidos con otras naciones, a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

La semana pasada se informó que el Senasica reportó a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en francés) el hallazgo del virus de influenza aviar AH7N3 de alta patogenicidad en un predio rural y otro de traspatio, los cuales fueron despoblados de manera inmediata para evitar la diseminación del virus.

El virus no se identificó en granjas comerciales y, por tanto, no existió riesgo para la producción avícola nacional que, con más de 200 millones de aves de postura y 300 millones de pollos de engorda por ciclo, genera anualmente más de seis millones de toneladas de productos avícolas.

Además, el organismo ordenó la inmediata despoblación del predio rural, localizado en San Felipe, Guanajuato, que contaba con una población de mil 900 aves, por lo que el foco fue cerrado de manera inmediata.

En dicho inmueble se identificaron mil 400 aves de la raza Rhode Island y 500 gallinas de término de ciclo de postura, de las cuales se sospecha que contagiaron al resto.

También se halló el virus en una gallina de traspatio en la comunidad de Portezuelos, Cadereyta de Montes, Querétaro. El predio tenía una población de 26 aves que también fueron sacrificadas.