Este miércoles, el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) recicló casi 100 mil kilogramos de materiales plásticos como urnas, residuos de papel utilizado en el pasado proceso de Presupuesto Participativo y documentación innecesaria.

Lo anterior, explicó el consejero electoral Yuri Gabriel Beltrán Miranda, para cumplir con las obligaciones en términos de la Ley Ambiental capitalina y de los propios acuerdos del Instituto, pues "estamos obligados a hacer las destrucciones a lo más, seis meses después de concluir un proceso de participación ciudadana".

En entrevista, detalló que en la empresa Recuperaciones Tinajero, en la colonia Purísima, de la delegación Iztapalapa, fueron entregados 63 mil 605 kilogramos de materiales plásticos, fundamentalmente la base porta urnas y la parte lateral de los canceles modulares.

“Hay materiales que tienen ahí desde 2003 y normalmente lo que hacemos con los materiales es tratar de reutilizarlos para otros procesos, lo que estamos haciendo aquí es dar un destino útil a aquéllos materiales que después de haber sido reutilizados”, apuntó.

Indicó que los residuos plásticos ya no tenían posibilidad de ser usados de nueva cuenta para otros procesos, por lo que se convierten en un polvo blanco que se puede inyectar para generar materiales como cucharas y charolas de plástico.

Mencionó que en la empresa Reciclable de Papel y Cartón, situada en la colonia Zona Norte, Central de Abasto, de esa demarcación, fueron entregados 32 mil 350 kilogramos de papel y cartón que incluyen documentación del Presupuesto Participativo del año pasado, así como documentos innecesarios de las oficinas del Instituto.

Beltrán Miranda expuso que con ese material será posible generar papel nuevo así como nuevas impresiones, lo que se traduce en beneficios para el ambiente y económicos para el Instituto.

En ese sentido, refirió que por papel estamos cobrando 131 mil pesos más 50 mil pesos de los materiales plásticos, pero el beneficio más importante es que toda esa cantidad que pudo haber sido basura y ser un problema para el ambiente.

Aclaró que la propaganda política debe provenir de material reciclado, incluso deben contener una señalética que así lo manifieste, en tanto que para los próximos comicios electorales algunos elementos son reciclados y otros serán reutilizados, como las urnas.

Destacó la necesidad de impulsar el voto por Internet, que sería igualmente seguro y confiable, pero sin desperdiciar tanto material.