México entregó hoy al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, un informe con recomendaciones para acelerar las soluciones globales a la urgente crisis del agua, cuya escasez afecta a 40 por ciento de la población mundial.

Entregado por el secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales de México, Rafael Pacchiano, el documento apunta a transformar la manera en que se concibe en el mundo la gestión del agua, un recurso con un valor cada vez más estratégico.

El texto es el resultado de dos años de trabajos del Panel de Alto Nivel sobre el Agua, encabezado por México y Mauricio, en que participaron además 11 jefes de Estado y un asesor especial. El texto se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hacia el año 2030.

El documento fue emitido en un momento en que 40 por ciento de la población mundial se ve afectada por la escasez de agua, y cuando 700 millones de personas corren el riesgo de verse desplazadas en la próxima década por la carencia de este líquido.

Asimismo el texto llama a la acción en un contexto en que 80 por ciento de las aguas residuales se vierten sin tratamiento al medio ambiente, y cuando los siniestros relacionados con el agua representan 90 por ciento de los mil desastres naturales más devastadores desde 1990.

En un comunicado emitido por la ONU, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto afirmó que el informe “representa una oportunidad histórica y sin precedentes para promover el reconocimiento del agua como elemento transversal esencial y como base para el desarrollo y el bienestar de nuestras naciones”.

“Esta iniciativa multilateral representa el compromiso de los líderes mundiales para fomentar los esfuerzos existentes y para generar nuevas dinámicas, promoviendo los ODS referentes al agua y al saneamiento dentro de la agenda 2030”, destacó el mandatario.

Por su parte, el secretario general de la ONU manifestó que los líderes ahora reconocen que el mundo enfrenta una crisis del agua y que por ello es necesario revaluar la manera en que se valora y gestiona este líquido.

“Las recomendaciones del panel pueden ayudar a salvaguardar los recursos hídricos y hacer que el acceso al agua potable y el saneamiento mejorado sean una realidad para todos”, declaró Guterres.

Según la ONU, más de dos mil millones de personas se ven obligadas a beber agua contaminada y más de cuatro mil millones carecen de servicios de saneamiento seguros. Asimismo, las mujeres y las niñas sufren de manera desproporcionada cuando falta agua y saneamiento.

Entre las recomendaciones del informe sobresalen la creación de políticas basadas en evidencia científica, así como enfoques innovadores a nivel global, nacional y local para que la gestión y los servicios de agua y saneamiento sean atractivos para la inversión y más resilientes a los desastres.

El documento también solicita políticas que permitan al menos duplicar la inversión en infraestructura hídrica en los próximos cinco años; y alienta la creación de alianzas y la cooperación en sectores como la agricultura y otros interesados, como los alcaldes de las ciudades.

En entrevista con Notimex, el secretario Pacchiano señaló que Guterres expresó su compromiso con impulsar las recomendaciones del informe hasta sus últimas consecuencias, lo que implica darle seguimiento mediante la conformación de un nuevo panel al interior de la ONU.

“La participación de México en el panel es un reflejo de las políticas impulsadas por el presidente Peña desde el inicio de su administración, cuando reconoció que nuestro país es sumamente vulnerable ante los efectos del cambio climático”, apuntó Pacchiano.

El funcionario sostuvo que la participación de México en el panel es parte del interés nacional por “ser un jugador clave en la definición de políticas mundiales respecto del cambio climático”.

“El presidente Peña tiene muy claro cuál es la necesidad de México, así como la oportunidad que tenemos de influir a otros países para que implementen políticas que nos ayuden a combatir el cambio climático y, en este caso, para garantizar al abasto de agua para todos en el mundo”, aseguró.

Por su parte, Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Comisión Nacional del Agua, aseveró que la evidencia más clara de los efectos del cambio climático se reflejan en las más constantes e intensas lluvias y sequías en todo el mundo, lo que hace aún más urgente la acción.

Para México, el informe significará fijar una agenda de políticas públicas sobre el agua que consideren “los fenómenos meteorológicos extremos que se nos empiezan a presentar con creciente intensidad precisamente por el tema del cambio climático”, explicó Ramírez de la Parra.