Países y expertos miembros del denominado Panel de Alto Nivel del Agua destacaron la urgencia de actuar frente a la creciente escasez del líquido a nivel mundial, que ya es un riesgo global para el progreso económico, la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible.

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, señaló que para ello proponen una agenda de tres niveles, donde el primer punto sea una base sólida para la acción. “Invertir en datos; valorar el agua en sus dimensiones sociales, culturales, económicas y medioambientales; así como, fortalecer los mecanismos de gobernanza para su debida gestión”.

En su cuenta de Twitter @RafaelPacchiano indicó que el segundo punto es integrar una agenda a nivel local, nacional y regional para realizar inversiones adecuadas en infraestructura, así como contribuir en la edificación de ciudades y asentamientos humanos sustentables.

Por último, crear alianzas y cooperación a nivel mundial. “Debemos fomentar la innovación y promoción de asociaciones, incrementar el financiamiento, reforzar la cooperación del agua y tomar acción durante la década del agua (2018–2028)”.

En su blog, la Semarnat indicó que el Panel de Alto Nivel del Agua es una plataforma para promover e impulsar acciones y decisiones en la agenda internacional del agua creada a través de Naciones Unidas en 2016 y la preside México durante los dos primeros años por haber sido el país que impulsó esta iniciativa.

El panel tiene como objetivos movilizar acciones efectivas para acelerar la aplicación del Objetivo de Desarrollo Sostenible referente a “Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos” y sus metas relacionadas.

Además, dar el liderazgo necesario para hacer frente a los desafíos en la gestión de los recursos hídricos de manera integral, incluyente y en colaboración con el desarrollo y gestión de los recursos hídricos, el acceso al agua potable y saneamiento.

Otro propósito es motivar a la acción efectiva, centrándose en un diálogo público-político, los modelos del sector privado y las prácticas e iniciativas de la sociedad civil; y promover los esfuerzos para movilizar recursos financieros e inversiones para alcanzar el logro de los Objetivos del Desarrollo Sostenible sobre el agua, en especial mediante estrategias innovadoras de financiación y ejecución.

Por último, establecer medidas concretas a escala nacional, regional y mundial, así como liderar con el ejemplo, en estrecha colaboración con socios y redes, incluida la sociedad civil y el sector privado.