El jefe de Gabinete de Argentina, Marcos Peña, confirmó hoy en su cargo al ministro de Finanzas, Luis Caputo, a pesar de que autoridades estadunidenses revelaron que fue dueño de una empresa que operaba en guaridas fiscales y que nunca declaró.

"Ratificamos absolutamente al ministro de Finanzas, confiamos en su integridad y su honestidad. Caputo tuvo más para perder que para ganar por meterse en la funcion pública”, aseguró Peña al presentar su informe en el Congreso.

Una de las demandas principales de los diputados de la oposición fue la renuncia de Caputo, quien el año pasado quedó envuelto en el escándalo de los “Paradise Papers” que develó las cuentas “off shore” en paraísos fiscales de múltiples personalidades y funcionarios de varios países.

Aunque las cuentas “off shore” son legales si se declaran en los países de origen de sus dueños, forman parte central del entramado financiero internacional que permite la evasión de impuestos y el lavado de dinero.

Los “Paradise Papers” revelaron en noviembre pasado que Caputo manejó millonarias cuentas a través del fondo de inversión Alto Global Fund y de Noctua Partners, firmas que operaban en Islas Caimán y Delaware, dos guaridas fiscales.

El ministro aseguró entonces que sólo había sido asesor financiero de ambas empresas y que no cometió ningún delito, ya que no estaba obligado a informar dichas actividades en sus declaraciones juradas.

En febrero pasado se reveló que Caputo también poseía 75 por ciento de la sociedad Princess International Group, radicada en Islas Caimán, información que tampoco incluyó en su declaración jurada como funcionario público.

Aunque trató de minimizar su papel en el manejo de las firmas, los diarios argentino La Nación y Perfil publicaron el pasado fin de semana documentos en los que la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos confirma que Caputo fue “dueño indirecto” de Noctua Partners.

El caso se agrava, además, porque Noctua Partners compró bonos a 100 años de la deuda argentina cuando Caputo ya era ministro de Finanzas, lo que ya ha derivado en una causa judicial en contra del funcionario.

Pese a las constantes denuncias y a las pruebas contra Caputo, el jefe de Gabinete lo defendió este miércoles en la Cámara de Diputados y aseguró que el gobierno está “muy tranquilo” porque “no tenemos nada que ocultar”.