Los gobiernos de Rusia, Japón, Corea del Sur, China y Australia descartaron hoy cambios en la política exterior de Estados Unidos con el reciente despido Rex Tillerson como secretario de Estado y la llegada al cargo de Mike Pompeo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la víspera que el secretario de Estado, Rex Tillerson había sido despedido y que  Michael Pompeo, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), lo reemplazaría.

La decisión tomó por sorpresa a la comunidad internacional, que reaccionó en pro y contra de la salida de Tillerson de la jefatura de la diplomacia estadunidense por los posibles cambios que Estados Unidos pueda tener en su política exterior, principalmente lo concerniente con Corea del Norte.

El gobierno de Rusia expresó este miércoles su esperanza de que la partida de Tillerson conduzca a un diálogo más "constructivo" entre sus diplomáticos y Estados Unidos y que sus relaciones bilaterales sean sobrias

En un comunicado, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, descartó que los lazos entre los dos países puedan empeorar y se ubiquen más abajo del piso y que el reemplazo de Tillerson conduzca al reinicio de sus relaciones bilaterales.

"En cualquier caso, por supuesto, sigue existiendo la esperanza de un enfoque constructivo y serio para las relaciones bilaterales. Siempre hay esta esperanza", agregó Peskov, según reporte de la agencia de noticias rusa Itar-tass.

Estados Unidos acusa a Moscú de interferir en las elecciones presidenciales de 2016 que llevaron a Trump a la presidencia, aunque el gobierno ruso lo ha negado constantemente.

El gobierno japonés, por su parte, descartó este miércoles cualquier impacto negativo tras el despido de Tillerson como secretario de Estado, tanto en sus relaciones bilaterales, como en temas de interés común, como el futuro de la desnuclearización de Corea del Norte.

“Washington y Seúl mantendrán su política de seguir presionando‘al máximo’ a Pyongyang para que abandone su poder nuclear y programas de misiles, así como resolver el problema añejo sobre el secuestro de ciudadanos japoneses”, indicó el secretario jefe del gabinete, Yoshihide Suga, en conferencia de prensa.

El ministro de Relaciones Exteriores, Taro Kono, también descartó que la salida del jefe de la diplomacia estadunidense tenga un impacto en el período previo a la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte, prevista para mayo próximo.

La semana pasada, Trump aceptó la propuesta del líder norcoreano Kim Jong Un de realizar una primera reunión entre los líderes de los dos países en los próximos meses.

El canciller japonés dijo que personalmente para él la partida de Tillerson era “lamentable", ya que existe confianza entre sí y pueden hablar de manera sincera, aunque expresó su disposición a trabajar con Pompeo, informó la agencia estatal Kyodo.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, dijo que China espera que el cambio en el personal de la Secretaría de Estado no afecte el desarrollo de las relaciones y áreas importantes de cooperación, mientras que la cancillería de Corea del Sur confió en que su relación se mantendrá intacta.

En Australia, otro de los aliados cercanos de Estados Unidos, el primer ministro Malcolm Turnbul, dio la bienvenida al nombramiento de Pompeo como sucesor de Tillerson, al calificarlo como “un gran amigo”

"Es un gran amigo de Australia. La transición será absolutamente perfecta. Nuestra relación con los Estados Unidos, como saben, es sobresaliente a muchos niveles del presidente, a través del Ejército, la inteligencia, la diplomacia y los negocios", apuntó.