Uno de los grandes retos de la reforma electoral de 2014 y del modelo del voto migrante es vincular a las instituciones con las comunidades mexicanas en el exterior, pues existe muy poca comunicación, aseveró el consejero electoral capitalino, Yuri Gabriel Beltrán Miranda.

El funcionario del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) expresó que “todo el entramado institucional debe hacer un esfuerzo para revincular políticamente a la diáspora con México y el mejor instrumento para lograr este objetivo es el voto migrante”.

En el foro "Voto de los mexicanos en el extranjero", organizado por la Cámara de Diputados, indicó que aún quedan 20 días para que los mexicanos radicados en el extranjero se registren y puedan poder votar en el proceso electoral 2017-2018.

Ante legisladores, el consejero electoral del INE, Enrique Andrade, y la comunidad estudiantil, Beltrán Miranda señaló que la reforma electoral de 2014 permitió el proceso de credencialización desde el exterior, con lo que se ha conseguido emitir más de 600 mil micas y el número sigue en aumento.

De igual forma, apuntó, la reforma establece que ahora se puede votar para elegir presidente de la República, senadurías, gubernaturas, jefatura de Gobierno y en algunos estados diputaciones locales, lo que generará más puntos de contacto político con México.

Recordó que la legislación actual reconoce el voto postal y otorga al INE la facultad de decidir el momento y la circunstancia en que se pueden activar otros mecanismos como Internet o modo presencial.

En este sentido, el consejero del IECM consideró necesario pensar en el uso del voto por Internet, mediante la generación de tecnología que simplifique esos mecanismos democráticos, y expuso que el paso obligado es la implementación del sistema de votaciones.

Por otra parte, Yuri Beltrán reiteró la importancia de buscar un mecanismo novedoso para la utilización de la lista nominal en el exterior, puesto que cada que se comienza un proceso electoral, se tiene que empezar de cero.

Recordó que en los procesos de 2006 y 2012 se tuvo que volver a construir el listado, además de que no se tomó en cuenta la experiencia anterior.

“En el IECM se trabaja en una base electrónica en redes sociales, pero es necesario que la legislación explore la necesidad de hacer algo más formal y que permita aprovechar el registro de electores que se genere este año”, agregó.